Sucesos

¡Lapidados hasta morir!

* Un albañil y un joven aprendiz de soldador son las víctimas

Ernesto García

Un hombre de 43 años y un joven de 18 años murieron lapidados en distintos puntos de Managua, durante el fin de semana, a manos de pandillas, confirmaron los familiares de las víctimas.
La primera víctima fue el albañil Edgard Mendoza López, de 43 años, quien fue atacado a pedradas por miembros de la pandilla “El Resbalón”, del barrio Torres Molina, también conocido como “Camilo Ortega”, al suroeste de Managua.
El obrero de la construcción, que deja en la orfandad a dos niñas, de 7 y 14 años, que lloraban de manera inconsolable sobre su féretro, fue atacado por el grupo de antisociales cuando estaba por llegar a su casa, al caer la tarde del sábado.
Eliécer Mendoza, pariente de Edgard, dijo que su primo murió camino al hospital, cuando era trasladado en un taxi, a eso de las seis de la tarde.
Olga López, hermana del hombre que murió de una pedrada en la base del cráneo, se quejó de una aparente falta de beligerancia de la Policía por aprehender a los malhechores. Hasta el mediodía de ayer domingo, las autoridades policiales del Distrito Tres no reportaban la detención de ningún sospechoso de este crimen.
La otra víctima
La otra víctima de las pandillas en Managua durante el fin de semana fue el joven Kenneth Josué Masís Vanegas, de 18 años, quien fue ultimado de un “adoquinazo” en la base del cráneo.
Masís fue atacado por un grupo de 12 sujetos, todos pertenecientes a la pandilla “El Panadero”, cuando se encontraba tomando licor con tres amigos, a la medianoche del sábado, del portón de la Escuela Normal una cuadra al este.
Por el crimen del joven, que se ganaba la vida como soldador, las autoridades policiales del Distrito Cinco tienen detenido en calidad de sospechoso a Winston Wilfredo López, quien es señalado por varios testigos como uno de los participantes en el crimen, aseguró Yáder Rocha Masís, primo de Kenneth.
En el lugar donde los delincuentes agredieron al joven quedó una mancha de sangre y parte de la masa encefálica de Kenneth, quien murió a eso de las diez de la mañana de ayer domingo en el Hospital “Roberto Calderón”.