Sucesos

Doméstica pierde piernas tras ser arrollada por bus


Ernesto García

“¿Por qué a mi mamá le cortaron sus pies?”, se preguntaba desconsolada una de las hijas de doña María Eugenia Nicaragua, de 43 años, quienes no cesaban de llorar en la entrada del área de Emergencia del Hospital “Lenín Fonseca”, luego de ser notificadas por los galenos que a su mamá le habían sido amputada las dos piernas.
Nicaragua fue arrollada por el pesado bus placa CZ 095, conducido por David Palacios Castillo, de 35 años, quien por aventajar otra unidad de transporte colectivo, a la altura del kilómetro diez y medio de la Carretera Sur, invadió el carril izquierdo de los vehículos que circulaban en dirección contraria.
Según Palacios, quien apenas tenía una semana de haber conseguido la plaza de chofer del autobús, al ver que se estrellaría con una camioneta que circulaba de norte a sur, giró nuevamente hacia su carril derecho, pero se montó en el andén, donde arrolló a la doméstica que buscaba cómo abordar un autobús que la llevara a su casa, situada en la comarca de Güisquilliapa, Carazo.
El accidente se produjo a esos de la siete de la mañana, frente a la entrada del reparto “Serranía”, donde doña María Eugenia laboraba como doméstica en la casa del matrimonio Navarro-Rivas, desde hace más de cuatro años.
“Esto ha sido algo traumático para nosotros como familia”, dijo el doctor Leopoldo Navarro, quien define a María Eugenia como una mujer servicial, trabajadora y amorosa con sus hijos.
El patrón de doña María Eugenia dijo que se percataron de la tragedia sucedida a la ama de llaves de su hogar a eso de las siete de la mañana, cuando la dueña de una pulpería se presentó para entregarles la bolsa donde ésta llevaba unas compras para sus hijos, y la cartera que la señora portaba