Sucesos

Fue por venganza

* Joven labriego pagó con su vida el precio de divulgar lo que había hecho, por mandatos de su ex patrón

La presunta infidencia del campesino Marvin López Jarquín es el motivo por el cual el finquero Róger Lazo habría decidido matarlo de tres disparos, la tarde del pasado domingo, para después dejar su cuerpo abandonado a pocos kilómetros de su propiedad.
Así lo dieron a conocer ayer viernes las autoridades policiales de Villa El Carmen, que estuvieron a cargo de las investigaciones iniciadas la tarde del martes, cuando se produjo el hallazgo del cadáver de López, que era devorado por aves de rapiña.
Aunque la denuncia será presentada hasta el lunes ante la Fiscalía, Róger Lazo no podrá salir de la cárcel por vencimiento de término, porque ayer fue acusado en el Juzgado Local de Villa El Carmen por tenencia ilegal de armas.
Armas ilegales
Durante el registro hecho a la casa de Lazo, la Policía le encontró dos revólveres calibre 38, dos escopetas, una subametralladora calibre 25 y una pistola 3.57, que es el arma que supuestamente utilizó Lazo para matar al campesino.
Lazo le habría quitado la vida al joven campesino porque éste supuestamente anduvo divulgando entre los lugareños de la comunidad El Cedro que el finquero le había pagado meses atrás por matar varias ovejas pelibuey que se introducían a su propiedad a comérsele el pasto, reveló una fuente policial.
La Policía también se encuentra tras la pista de Jorge Lazo, hermano de Róger, quien supuestamente también estuvo con éste la tarde del domingo, cuando el campesino llegó a la casa del finquero.
Llegó por un préstamo
Doña Ángela López Pérez, madre de Marvin López, confirmó que su hijo salió de casa al mediodía del domingo con intenciones de cazar garrobos en compañía de otro pariente un niño de 14 años que se ha convertido en el testigo clave.
Citando el testimonio del menor, la anciana madre dijo que su hijo, cuando regresaba a casa, decidió desviarse a la casa de Róger Lazo con la intención de que éste le prestara 50 córdobas, sin embargo, el finquero lo habría convidado a unos tragos, razón por lo cual éste le ordenó a su primo que volviera solo a casa.
Aparentemente en medio de la “bebeata” salió a relucir el reclamo de Róger Lazo a López, quien después pasó de la palabra a los hechos matando de tres disparos al campesino y de varios machetazos al perro que lo acompañaba.
En las investigaciones la Policía también determinó que López fue asesinado en la casa de Lazo, pero éste después lo fue a lanzar al lugar donde fue encontrado semidevorado por los zopilotes.