Sucesos

Dos asesinatos en ambientes festivos

* Jovencito de 17 años fue baleado en una cususera y su cuerpo posteriormente abandonado en una finca * Y en una fiesta, un hombre fue ultimado de dos puñaladas

José María Centeno

EL RAMA
Dos asesinatos, ocurridos en sitios de festejos, mantienen movilizada a la Policía Nacional, institución que busca sin cesar a los autores de los crímenes.
El primer caso corresponde al joven Ismael Díaz Sequeira, de 17 años, quien fue asesinado de dos disparos de revólver efectuados por Alexis Obando Benavides. Los hechos ocurrieron en la comarca Mirasol, al noroeste del municipio de El Rama, cuando ambos se encontraban embriagándose en una cususera de esta comarca.
La Policía Nacional de este municipio, al ser informada de los hechos sangrientos, movilizó una guardia operativa hasta el lugar de los hechos y, según el informe preliminar, se comprobó por medio de varios testigos que Alexis Obando Benavides, sin siquiera discutir, propinó dos balazos a Ismael Díaz Sequeiro, en la parte trasera de la cabeza, con orificio de salida en la sien derecha.
El dictamen realizado por el médico forense confirmó que la muerte del adolescente fue instantánea.
También revela el informe policial que una vez que realizó los dos balazos a su víctima, el autor montó el cuerpo en su caballo y lo dejó botado en la finca del señor Candelario Oporta, pero no contento aún, y como para prevenir que lo siguieran, realizó seis disparos al aire y se dio a la fuga.
Ultimado en una fiesta
Dionisio Herrera Leiva, de 36 años, murió victima de dos puñaladas que le propinara Santos Hernández, de 25, quien por razones desconocidas sacó un puñal y lo atacó sin piedad. La primera puñalada se la “acomodó” en la garganta, por lo que se cree que le cortó la yugular; la segunda se la ubicó en el costado izquierda del pecho y le traspasó el corazón a la víctima, la que murió en el acto.
Este hecho sangriento ocurrió en la comarca El Móvil al Sur, del Rama, en la finca del señor Gregorio Ruiz Blandón, cuando se realizaba una fiesta bailable a la que asistieron ambos protagonistas.
Las causas de este crimen se desconocen y la Policía investiga con el propósito de esclarecerlo. El autor, una vez que dio muerte a Herrera, se dio a la fuga y la Policía Nacional trata de capturarlo, para que responda por los hechos ante las autoridades judiciales correspondientes, confirmó el capitán Román Benítez, jefe de relaciones públicas de la Policía Nacional de Zelaya Central.