Sucesos

Investigan muerte de joven campesino

* Recibió dos balazos cuando andaba “garrobeando”, y su familia sospecha de vigilantes de finca

En la muerte del campesino Marvin López Jarquín, de 18 años, hubo mano criminal, según confirmó el Instituto de Medicina Legal, a través de un dictamen médico post mortem que emitió la forense Sara Mora Grillo.
De acuerdo con los resultados de la autopsia hecha por la patóloga, el cuerpo del campesino presentaba dos heridas de arma de fuego, razón por la cual la Policía buscaba, la tarde de ayer miércoles, casquillos de bala en el lugar donde fue encontrado el cadáver de López.
El cuerpo sin vida del labriego fue descubierto por habitantes de la comunidad El Cedro, ubicada en el kilómetro 24 y medio de la Carretera Vieja a León, al atardecer del pasado martes, cuando notaron la presencia de una parvada de aves de rapiña que se estaba devorando el cadáver de López.
Los restos de López, semidevorados por los zopilotes, estaban a la entrada del camino que conduce a una finca donde supuestamente éste habría ido a cazar garrobos la tarde del pasado domingo, según relataron sus familiares. Junto al cadáver de Marvin López, quien deja en la orfandad a un niño de dos años, fueron encontrados la tiradora y el machete que llevaba consigo cuando salió de su casa a “garrobear”.
Dos detenidos
Por la muerte de López la Policía tenía retenidos hasta la tarde de ayer a dos parientes del joven, que fueron identificados como su tío, Franklin López Pérez, y un primo de la víctima, que es menor de edad, reveló una fuente policial.
La detención de Franklin ha causado asombro y enojo entre los miembros de la familia López Pérez, quienes señalan como presuntos autores del crimen a los vigilantes de la finca donde fue encontrado muerto su pariente. Sara Elizabeth González, esposa de Franklin López expresó: “No entiendo por qué se llevaron preso a mi marido”.