Sucesos

Bebita muere bajo las llantas del vehículo de su papá

* Su progenitor creyó que su retoño jugaba en el interior de la casa

Tania Sirias

Destrozado se encontraba en la entrada de emergencias del hospital “Fernando Vélez Paiz”, Jorge Luis Romero Espinoza, luego que las llantas de su vehículo pasaran de forma accidental sobre el cuerpecito de su pequeña Esling Manuela Romero.
La tragedia ocurrió cuando Romero se disponía a sacar el auto del garaje, sin percatarse que la niña de año y medio estaba detrás de éste.
“Fue en fracciones de segundo, ella estaba adentro jugando, jamás me imaginé que esto pasara. No miré cuando la niña se regresó al patio, además los vidrios son polarizados”, dijo entre sollozos el progenitor de la bebita.
El hombre cargó en brazos a su pequeña hija y la trasladó al hospital, pero los galenos a los pocos minutos le confirmaron el desenlace fatal.
Desgraciadamente en ese momento no había ningún adulto cuidando a la niña, ya que su madre se encontraba adentro haciendo los quehaceres domésticos. “Cuando me percate la niña estaba debajo del auto, y unos niños que jugaban en frente me gritaban que mi hija estaba debajo del carro”, relató el desconsolado padre de 20 años.
El doctor Alexis Corea, médico de base del hospital “Fernando Vélez Paiz”, afirmó que la pequeña Esling Manuela falleció producto de un trauma cerrado en el tórax abdominal, producto del aprisionamiento de la llanta del auto.
“Tenía roto el pulmón lo que imposibilitó una resucitación cardiovascular. La niña ingresó inconsciente y murió ocho minutos después. Tenía fracturas múltiples en el tórax, cinco en un costado y tres en el otro. Los pulmones apretaron el corazón y no provocaron una buena ventilación, causándole la muerte”, indicó el doctor Corea.
Este hecho que enluta a una familia capitalina sucedió en horas de la mañana de ayer, de la farmacia 22/24 dos cuadra abajo, una al sur, en el barrio Héroes y Mártires del Ayapal.