Sucesos

Trágica muerte y burlas

* Pulpero trató de reconectar la electricidad, que tres días antes no llegaba a su casa, y se electrocutó * Pero en lugar de disimular, los miembros de la cuadrilla llegaron en tono despectivo

No había forma de que sobreviviera. Tras recibir tremenda descarga eléctrica cuando hacía una conexión artesanal a las líneas primarias, Andrés Seferino Jarquín González, de 43 años, sufrió una estrepitosa caída desde la cumbre de un poste de unos cinco metros de altura.
Jarquín González se dispuso a conectar una “cuchilla” para llevar el fluido eléctrico a su vivienda --donde funciona una pulpería-- ya que éste había fallado por espacio de tres días, pese a que pagaba el servicio de Unión Fenosa.
Este hecho ocurrió en el barrio Laureles Norte, de la terminal de buses de la ruta 111, una cuadra al este, en un poste del tendido situado contiguo a la pulpería San Martín, donde los pobladores de ese sector tenían tres días sin energía eléctrica, ya que, según ellos, “se quemó una cuchilla”.
Doña Telma Ríos González, viuda de Andrés Seferino, reveló a EL NUEVO DIARIO que ante la falta de electricidad tomaron la iniciativa de pedir una contribución para comprar una cuchilla y restablecer la energía eléctrica.
“Nadie quiso hacer el trabajo. Entonces mi marido dijo que él iba a hacerlo, pese a que le insistimos que no lo hiciera, porque no sabía nada sobre electricidad”, agregó la mujer.
Cabeza desbaratada
Telma no pudo contener las lágrimas al recordar cómo Andrés Seferino, tras recibir la descarga, quedó colgado y sentado en el transformador. “Eso fue espantoso. Sí, después cayó y la cabeza la pegó en la cuneta. Toda la parte posterior del cráneo se desbarató y en el rostro le quedó un hoyo cerca de la nariz”, lamentó la acongojada mujer.
Grosería de los de Unión Fenosa
Telma comentó que a eso de las nueve y 40 minutos de la mañana de ayer se presentó una cuadrilla de Unión Fenosa para restablecer la energía, y como si fuese poco sus miembros dijeron: “Ah, aquí es donde velan al que se electrocutó”, mencionó indignada la viuda.
“No creo que vaya a tomar acciones legales contra Unión Fenosa, porque no tengo el dinero suficiente para enfrentarlos, pero los responsabilizo, porque nosotros llamamos en reiteradas ocasiones para que vinieran a conectar la energía”, manifestó Ríos.
El infortunado deja en la orfandad a una niña de siete meses y sus funerales se efectuaron en horas de la tarde de ayer, pues daban tiempo a que vinieran unos familiares que residen en Costa Rica.