Sucesos

Sangre inocente derramada en el “Memorial Sandino”

* Trabajador de la Zona Franca que acababa de llegar a su casa fue masacrado por pandilleros * Autores iban sedientos de venganza, pero contra otra persona

La sangre de un inocente corrió en la colina del “Memorial Sandino”, cuando ocho pandilleros del cercano vecindario de Hialeah, armados de escopetas “hechizas”, machetes y de una barra metálica, buscaban exhaustivamente a un ciudadano de dicho sector, quien lesionó a dos de sus compinches por el robo de una bicicleta.
Una equivocación en la dirección que manejaban los sanguinarios cobró la vida de Rafael Martínez Gómez, quien veía televisión cuando fue sorprendido por sus victimarios, quienes utilizaron la barra para romper las láminas de zinc que eran utilizadas como pared y se introdujeron a la casa.
Disparo en la frente y en la tetilla izquierda
La víctima, de 33 años, recibió un disparo en la frente y otro en la tetilla izquierda, el cual atravesó el corazón y dejó en estado agónico al obrero de la Zona Franca de Tipitapa, cuyo cuerpo quedó tendido en el suelo.
Flor Martínez, ahora viuda, buscó un vehículo particular en un intento por salvarle la vida a su esposo, Rafael, pero éste expiró poco después de llegar al Hospital “Lenín Fonseca”.
Un miembro del comité de prevención del delito de ese barrio comentó que la víctima tenía pocos minutos de haber regresado de su trabajo, y acostumbraba a colocar los pies en otra silla mientras se le hacía la hora de dormir.
Después de consumar la venganza contra la persona equivocada, los delincuentes bajaron hasta la Pista Suburbana, pero al pasar por la iglesia “La Unción”, se ‘toparon’ con un grupo de feligreses que salía del culto e inició una trifulca.
Lesionan a pastor
En la reyerta resultaron lesionados el pastor de dicha iglesia, a quien sólo identificaron como Rudy, y Santos Feliciano Méndez, de 27 años, quien resultó con un balazo en ambas piernas, así como un antisocial al que apedrearon en la cabeza.
Santos Feliciano relató que salieron de la iglesia a las ocho de la noche, y el guía espiritual se adelantó en el camión, pero los pandilleros lo golpearon, entonces unos miembros de la iglesia se armaron de un tubo y machete.
El convaleciente narró que trató de mediar en la trifulca, porque sabe cómo reaccionan los pandilleros, pero al intentar desarmar a los hermanos en Cristo fue herido por los delincuentes.
“Caí de rodillas, pero agarré una piedra y le di a uno de los vagos. Luego Toño me tomó en brazos y me llevó a su casa. Si no hubiese sido así, no estaría contando el cuento”, recordó el lesionado.
Rafael fue trasladado al Hospital “Roberto Calderón”, pero fue dado de alta esa misma noche, por lo que sus familiares temen por lo que vaya a sucederle, ya que la pierna izquierda está inflamada.
No hay detenidos
Por su parte, el comisionado Roberto González Kraudy, jefe del Distrito Tres, confirmó que la joven viuda encontró a Rafael bañado en sangre en el piso, pero que falleció al llegar al hospital de referencia nacional.
El jefe policial expresó que el ahora difunto no poseía antecedentes, y que hasta el momento no hay ningún detenido, pero se formó un grupo de investigadores que realiza las pesquisas para dar con el paradero de los victimarios.
En horas de la mañana de ayer, un equipo de oficiales se movilizó hasta la vivienda del hombre que supuestamente lesionó a dos delincuentes que despojaron de su bicicleta a un pariente. Sin embargo, éste no quiso dar su versión sobre los señalamientos que hicieron sus vecinos a este medio.