Sucesos

Breves judiciales


Lizbeth García

Homicida de anciana acepta su delito
Andrés Alonso Arbizú, de 25 años, aceptó el delito de homicidio culposo que la Fiscalía de la República le achacó por la muerte de Ángela Mejía Moraga, de 72 años, quien perdió la vida cerca de los semáforos ubicados de donde fue la Pepsi, 20 metros al este, el pasado 18 de diciembre en horas de la madrugada, cuando caminaba por la vía empujando un carretón. Supuestamente, el conductor iba a exceso de velocidad y en estado de ebriedad. La audiencia para el debate de la pena estaba programada para las tres de la tarde en el Juzgado Sexto Local Penal de Managua, pero a las cuatro y media de ayer aún no iniciaba. A juicio de la defensa, Carlos Campos, su defendido, se merece la pena mínima (un año de prisión, porque la máxima es de tres), ya que no tiene antecedentes y no es un tomador habitual, pero, además, a su favor tiene el haber aceptado los hechos espontáneamente, interrumpiendo el juicio que inició la semana pasada.
Acusación “se tambalea”
“Eso que le están haciendo a mi hijo es una gran injusticia”, manifestó molesta una mujer que solamente se identificó como madre de José Bismarck Chávez Baltodano, de 30 años, acusado de la supuesta autoría del delito de homicidio en perjuicio del taxista Marvin Manuel Cruz Rivas, de 31 años. La supuesta madre del procesado no ofreció ninguna coartada para explicar cómo es que un testigo ubica a su hijo en la escena del crimen. Chávez fue detenido y remitido ante la juez suplente Séptimo Penal de Audiencias, María J. Aráuz, quien admitió la acusación que la Fiscalía presentó, no así, el intercambio de información y pruebas, documento que la Fiscalía deberá mejorar de aquí al 30 de enero, cuando se reanude la audiencia inicial con carácter de preliminar para saber si el reo va a juicio oral o no. Mientras tanto, el acusado permanecerá en prisión. Los hechos por los que fue acusado ocurrieron el 15 de julio del año pasado, cuando el sospechoso, al parecer, abordó el taxi de la víctima para que lo llevara al kilómetro 14 de la carretera a Xiloá, cerca del Hotel Burbujas de Amor, donde le dio un balazo en el párpado superior derecho y un segundo sobre el parietal izquierdo. La víctima murió por hemorragia intracraneal. Extraoficialmente, se conoció que Chávez fue detenido e interrogado por la muerte de un policía que cayó en fuego cruzado meses atrás, pero en esa ocasión fue liberado.