Sucesos

¿Muerte de bebedor por pura indolencia?

* Cantinera no le sirvió un trago, y médicos se negaron a atenderlo

DIRIAMBA, CARAZO
Otra víctima cobró el alcohol en Diriamba, se trata de Antonio Sabá Bermúdez López, de 65 años, a quien “la perra goma” se lo llevó de este mundo, luego que la cantinera de cuyo estanco el infortunado era cliente fijo, le negara un trago.
Nelly del Socorro Bermúdez, hermana del difunto, dijo que don Antonio era tomador crónico, que tenía años de andar “en farra”, y que ayer, pasadas las diez de la mañana, le “entró una maleza y se puso blanco, blanco, y echó espuma por la boca”.
Varios de sus sobrinos lo llevaron al Hospital San José, pero en Emergencia, no lo quisieron atender, y después de un momento expiró.
El forense, Reynaldo Cruz Jirón, dijo que la muerte de Antonio fue natural, que no presentaba golpes y que estaba desnutrido. Asimismo, comentó que posiblemente fue un “bajón de azúcar” lo que le causó la muerte, en vista de que tenía antecedentes de convulsiones.
Roban campanas antiguas
Por otro lado, dos campanas antiguas de bronce fueron robadas por desconocidos la madrugada de este martes, en la Ermita de El Bosque, doce kilómetros al sur de Jinotepe.
La persona encargada de la capilla dijo que cuando se disponía a llamar a los fieles a las oraciones, se dio cuenta del robo, por lo que informó al sacerdote de la parroquia San Antonio, bajo cuya responsabilidad se encuentra el pequeño santuario que fue construido para la veneración de la Santa Cruz, que se celebra el tres de mayo.
La Policía, que fue notificada del robo, aún no informaba los avances de la investigación.