Sucesos

Posponen para febrero el juicio por homicidio de rifero


Lizbeth García

La suerte de Carlos Manuel González Rodríguez, de 43 años, y Léster Mauricio Barbosa, de 28, acusados por robo y homicidio en perjuicio del presidente de la Cooperativa de Riferos Organizados del Mercado Oriental (CROMO), Marlon José Donaire, “quedará sellada” hasta el primero de febrero, cuando concluya el juicio oral que arrancó el martes, en el Juzgado Tercero Penal de Juicio.
El abogado defensor, Jacinto Miranda, adelantó que posiblemente González Rodríguez, quien renunció a su derecho a tener un juicio con jurados, aceptará los hechos y se declarará culpable, pero sólo en lo que respecta al robo, porque él no disparó arma alguna el día de los hechos, según el resultado de la prueba de productos nitrados.
Pero, aún aceptando el robo, a González le quedarían pendientes cargos por exposición de personas al peligro, asociación para delinquir, tenencia ilegal de armas y alteración de las características técnicas de las mismas.
El juicio arrancó este martes a eso de las diez de la mañana y se suspendió porque no estaban todos los testigos propuestos por la Fiscalía para probar que el ocho de noviembre los acusados llegaron a la sede de la asociación de riferos, junto a otros cuatro sujetos, dos de los cuales están a la espera de juicio, para robar 48 mil 850 córdobas en efectivo y varias joyas.
Según la acusación, Carlos le dio culatazos a Donaire y a María Hortensia Aguilar, quien es otra de las víctimas, lo que hizo que el resto de personas optaran por no oponerse al atraco.
El martes, cuando arrancó el juicio, un grupo de riferos llegó al Complejo Judicial Nejapa para exigir justicia por la muerte de Donaire, quien habitaba en el Barrio La Fuente, donde se distinguió por ayudar a los demás y por ser una persona trabajadora.