Sucesos

Sin esclarecer aún la muerte de anciano solitario


Ernesto García

Esclarecer la muerte del anciano Carlos Díaz Leiva se ha convertido en una madeja difícil de deshilvanar para los detectives de la Quinta Sesión de Policía, porque aparentemente no saben por dónde comenzar las investigaciones que le permitan esclarecer el crimen.
“Este es un caso bastante complejo, porque el médico forense dice que la muerte fue por asfixia mecánica (estrangulamiento), pero no hay señales por donde haya podido entrar la persona que lo mató”, aseguró el teniente Bayardo Chavarría, quien está al frente de las investigaciones.
Para el esclarecimiento del crimen-- el cual en un momento la Policía creyó que se trataba de la muerte natural de un viejecito, quien vivía solitario en el local de una antigua vulcanización-- es importante localizar a las personas con las que el anciano acostumbraba platicar, y tener el examen de toxicología para saber si al abuelito le dieron alguna sustancia para dormirlo.
El teniente Chavarría también dijo que la Policía investiga la posibilidad de que el autor del crimen sea un sujeto que hace dos años golpeó al viejito, para robar en el local donde éste dormía y quien había prometido vengarse, una vez que saliera de la cárcel.
Descartan el robo
El teniente Bayardo Chavarría, luego de concluida la reinspección en el lugar del crimen, dijo que está descartado el robo como móvil del homicidio, porque habiendo objetos de valor, como una máquina tragamonedas, un compresor de aire y otras herramientas de mucho valor, nada de eso se llevaron el o los autores.
Otro obstáculo que enfrenta la Policía es que la casita donde dormía don Carlos Díaz Leiva no está violentada y es poco probable que el victimario haya salido por la única puerta del local, porque el anciano, para su seguridad, ponía un candado desde adentro.
Sin embargo, existe la posibilidad de que los policías que llegaron a la escena del crimen para sacar el cadáver no se hayan percatado de que borraron las evidencias del lugar por donde entró y salió el matón aún desconocido, removiendo ellos una tabla que estaba semipuesta en el costado norte de la frágil construcción.
El forense Óscar Bravo Flores, quien participó en la reinspección hecha por la Policía en el lugar del crimen, ratificó que el anciano fue asfixiado por la vía mecánica. “Él fue estrangulado, eso va ser ratificado en el dictamen final”, agregó el patólogo.
Flores, al concluir la reinspección, dijo que hay fotografías donde se demuestra que la muerte del anciano de, 77 años, ocurrió de manera violenta y no de forma natural, como, inicialmente, sostuvo la Policía.
La vecina que avisó a la Policía de lo sucedido la madrugada del pasado martes, relató a las autoridades y al forense haber escuchado una lamentos como de una persona que está con pesadillas y que por esa razón llamó a las autoridades, pero que no salió de su casa por temor a ser agredida.