Sucesos

Vive con un proyectil “alojado” en su cara


Orlando Barrios

Con un proyectil de pistola calibre 38, alojado en el lado derecho de la cara, vivirá el adolescente de iniciales D.G., hasta que los médicos del Hospital “Roberto Calderón” decidan operarle por segunda vez. El jovencito fue atacado, una noche de éstas, por miembros de la pandilla del barrio San Cristóbal, autollamada “Los Pitufos”.
La víctima, de 17 años, narró que regresaba de comprar una fritanga y al pasar, del puente El Paraisito una cuadra al sur y una al este, “Los Pitufos” aparecieron para enfrentarse con los integrantes de la pandilla del barrio María Auxiliadora.
En el tiroteo, una de las balas se incrustó en la mandíbula del perjudicado, quien logró correr hasta su vivienda, la cual dista a media cuadra, donde sus familiares, de inmediato, lo trasladaron al centro asistencial antes mencionado.
De acuerdo con el relato de una tía del joven, los galenos de turno le limpiaron la herida y lo enviaron a sacarse unas placas en rayos X, para determinar dónde se encontraba alojado el plomo. La placa reveló que el proyectil está alojado en la mandíbula, por lo que fue intervenido quirúrgicamente; pero no fue posible su extracción, debido a que la zona estaba inflamada.
El muchacho abandonó el hospital, para poner la formal denuncia ante las autoridades del Distrito Cinco.
Por su parte, la pariente que acompañaba a D.G., pidió omitir los nombres de ambos y no fotografiar el rostro de la víctima, porque temen que los pandilleros lleguen a su vivienda para tomar represalias. En este hospital se han registrado hechos similares, donde los galenos recetan antibióticos para evitar una posible infección y facilitan un anti-inflamatorio, para después practicar la operación, en caso de que la necesite.