Sucesos

Progenitor secuestra a niña de cinco años

* Madre desesperada cree que plan de su cónyuge es un chantaje para obligarla a volver a su lado

LAS MINAS, RAAN
La niña Yaritza del Socorro Gutiérrez Pérez, de cinco años, fue secuestrada desde el seis de diciembre del año pasado, presuntamente por su progenitor, Bismark Ramón Gutiérrez Pérez, de 48 años, quien, al parecer, con su propia hijita en su poder, chantajea a su consorte y madre de la menor, Damaris del Socorro Pérez Castillo, de 27 años, por el hecho de que ésta ya no deseaba compartir su vida con él.
La madre de la inocente infante busca a su hija desde La Dalia, Waslala, Muy Muy, Matiguás y Río Blanco, en Matagalpa. Además se ha movilizado por Bocay, Pantasma, Wiwilí y últimamente recorre Las Minas y Bilwi. Hasta el momento, los esfuerzos por volver a tener en sus brazos a su niña han sido infructuosos, a pesar que al menos veinte personas de estos municipios han visto al hombre en una ocasión, pero sin la pequeña al lado.
Aprovechó mandado
La mañana del seis de diciembre, Damaris Pérez, con su hija y su cónyuge, Bismark Gutiérrez, se encontraba en La Dalia, jurisdicción de Matagalpa, donde su hermana, Cándida Pérez Castillo.
Según la angustiada madre, el secuestro paternal fue aprovechado cuando su consorte se quedó solo con la niña, en la casa de su hermana, ya que esta última se encontraba laborando en otro lugar.
Bismarck, al parecer ya con su plan perfeccionado, envió a Damaris a cobrar un dinero a una casa distante de la vivienda de su hermana, y cuando la joven regresó, cuatro horas después, el hogar estaba vacío; Bismark y su hija desaparecieron.
Damaris, desesperada, salió de la casa y preguntó a un niño de unos diez años, que jugaba chibolas en una esquina, si había visto a un hombre con una niña de cinco años.
La respuesta del chamaco, asegurando que vio al hombre en dirección a la salida de La Dalia, con dirección a Waslala, fue como un dardo en el corazón de esta desesperada madre, a la vez que aumentó sus presentimientos de un acto malévolo que le podría causar su compañero de vida, a quien le manifestó días antes, en la Ermita de Santa Cruz, en Estelí, donde convivían, que ya no deseba convivir maritalmente con él.
Entonces, Damaris le dijo a Bismarck que sí compartirían el mismo techo, pero no la cama, porque después de continuas discusiones y agresiones, se comprometieron a “vivir juntos, pero no revueltos”.
“Para que vuelva con él”
Ese ocaso o rompimiento de amor, “es lo que lo ha motivado a perjudicarme de esa manera, me está chantajeando, pero a quien le hace el daño es a la niña, a mi hija, que no está acostumbrada a salir con él, me da mucho miedo, ojalá que (la niña) esté viva, quiero tenerla en mis brazos”, dijo entre sollozos Damaris del Socorro Pérez Castillo.
A Bismark Gutiérrez, de unos 5.5 pies de estatura, tez blanca, pelo liso, de bigote grueso, entradas pronunciadas en el cabello, y de oficio radiotécnico, supuestamente lo vieron en Siuna y después en Rosita, aunque extrañamente sin la niña.
La progenitora de la pequeña Yaritza del Socorro Gutiérrez Pérez, junto a su hermana, llegó a estos municipios caribeños. La Policía ha rastreado al secuestrador con la niña, pero todos los esfuerzos han resultado negativos.
El poco dinero que la madre y la tía de la niña consiguieron para buscar a la niña se ha agotado. Sufren de hambre y de frío. Don Julio Osejo, propietario de un hospedaje en Rosita, a solicitud de EL NUEVO DIARIO, les ha facilitado albergue los días que fuesen necesarios.
La última información recabada es que el radiotécnico ha sido visto en Bilwi. Con una carta de apoyo de MiFamilia de Rosita, las hermanas se han trasladado hasta esta ciudad puerto, con la esperanza de encontrar a la hijita y sobrina, respectivamente.
Según Damaris Pérez, la denuncia del secuestro de su hija la interpuso en la delegación policial de Matagalpa, debido a que inicialmente en la unidad policial de La Dalia no se interesaron en el caso.
La afectada madre dijo que también poco ha hecho la Policía matagalpina por procurar rescatar a su niña. Aseguró que después del rastreo que hace por la RAAN, irá hasta Managua, para que los mandos policiales se preocupen por su caso.