Sucesos

“El Palo de Gato”: sexo y drogas

* Policía allana inmenso prostíbulo de mala muerte y detiene a supuestas meretrices con crack * Narco operativos también en La Fuente, donde los pobladores se quejan por el desorden dejado

Ernesto García

El legendario burdel conocido como “El Palo de Gato” vivió, ayer, una jornada de mucho movimiento, porque la Policía realizó un “quiebre”, además de los muchos que ha hecho, al iniciar el año, contra expendios de drogas.
En el prostíbulo --que forma parte de la historia del Mercado Oriental y que, en la actualidad, se localiza en el extremo oeste del mismo-- agentes antidrogas incursionaron, ayer al mediodía, sorpresivamente y allanaron tres cuartos.
La Policía, con orden judicial, detuvo a varias meretrices, quienes además de dedicarse al más viejo oficio de la humanidad, también, supuestamente venden sustancias alucinógenas.
El burdel, ubicado a lo largo y ancho de una manzana es todo un laberinto con varias salidas a las calles cercanas y está compuesto por casas forradas con pedazos de lata, cajas de cartón, ripios de madera y piso de tierra. Éstas sirven de hospedaje para los clientes.
Como resultado del “quiebre” en “El Palo de Gato”, la Policía detuvo a dos mujeres y ocupó 54 piedras grandes de crack, de las cuales, según fuentes policiales, se pueden extraer otras tres.
El allanamiento al prostíbulo fue ordenado por el juez Séptimo Penal de Audiencia, Abelardo Alvir, a quien le remitirán a las dos mujeres capturadas con la droga.
Maratónico operativo
Los agentes de la Dirección Antidrogas, antes de “caerle” al “Palo de Gato”, desde la noche del lunes hasta el amanecer del martes, allanaron otras cuatro casas en la entrada del barrio “La Fuente”, donde también encontraron, presuntamente, sustancias alucinógenas.
Como resultado del operativo policial fueron detenidas cuatro personas, entre ellas un matrimonio; sin embargo algunos dueños de las casas allanadas denunciaron supuesto abuso de autoridad por parte de la Policía al realizar el operativo.
“No es cierto que mi marido tenga cinco años de vender droga, porque apenas tiene tres de haber regresado de Estados Unidos”, aseguró Marcia Espinales Reyes, mientras se quejaba de supuesto maltrato policial.
En iguales términos se expresó Digna García, propietaria de un motel, quien aseguró que la Policía se mantuvo en su casa, desde las ocho de la noche del lunes, hasta casi las siete de la mañana del martes.
El teniente Bayardo Chavarría negó que se haya producido abuso de autoridad de los agentes antidrogas; por el contrario sostuvo que las cuatro casas allanadas por la Policía son “fuertes expendios” de droga en La Fuente.