Sucesos

Tres homicidios y un suicidio

* Dos perecieron al recibir disparos, uno fue ultimado a golpes y una mujer que se mató porque no pudo pagar una deuda

MATAGALPA
Cuatro personas perdieron la vida, en diferentes circunstancias y municipios, durante el fin de semana; mientras tres resultaron heridas de bala, según dieron a conocer las autoridades policiales.
Uno de los hechos sangrientos se registró en el lugar conocido como Wilikón, municipio de Paiwas, Región Autónoma del Atlántico Sur, donde perdió la vida el campesino Antonio González Espinoza, de 58 años.
La denuncia fue interpuesta, ante las autoridades, por Alexander González Bermúdez, de 18 años, hijo del occiso, quien señala que estaban en una fiesta en la casa de Ernesto Ráudez, cuando de pronto el sujeto identificado como Estanislao Bermúdez, en completo estado de ebriedad, comenzó a disparar su revólver a todas direcciones, sin importarle a quienes alcanzaba.
Como resultado de la balacera, el joven vio caer a su padre, herido con un proyectil en el costado izquierdo, lo que le quitó la vida, pocos minutos después, sin que nadie pudiera llevarlo a un puesto médico, para intentar salvarlo.
Asimismo, se conoció que resultaron heridos los campesinos Amado Castillo, Omar Soza y Paulino Ráudez, quienes fueron trasladados a buscar atención médica, mientras el autor de los disparos se dio a la fuga con rumbo desconocido, pero es buscado por la Policía de la localidad.
Seis impactos de origen desconocido
En la comarca Aguas Calientes, municipio de Waslala, fue asesinado, de seis balazos, el campesino Alexander Tercero Martínez, por elementos que hasta la fecha no han sido identificados, quienes después de disparar se dieron a la fuga.
El informe policial señala que eran las nueve de la noche, cuando Alexander fue interceptado, en plena vía pública, por los desconocidos, quienes al parecer no le dijeron ni una palabra al verlo y sólo comenzaron a disparar hasta quitarle la vida.
Tercero recibió un disparo en el brazo izquierdo, dos a la altura de la tetilla derecha, dos en la espalda y uno en el costado derecho, los cuales provocaron su muerte, de forma instantánea.
Aunque no hay ningún sospechoso detenido, las investigaciones de la Policía señalan que el móvil del crimen fueron rencillas personales entre los asesinos y la víctima. Sobre esa hipótesis están dirigiendo las investigaciones.
Cuerpo de ebrio flota en poza
En el municipio de Sébaco, en el sector conocido como Poza de Las Talaveras, perdió la vida el señor Orlando Velásquez, cuyo cuerpo fue encontrado flotando, por el ciudadano Edgard Sotelo.
El cadáver, encontrado a las seis de la tarde del domingo, presentaba golpes en la cabeza y otras partes del cuerpo, por lo que la Policía no descarta la influencia de mano criminal en el deceso del campesino, quien era tomador consuetudinario.
La Policía aseguró, por medio de la oficina de Relaciones Públicas, que continuarán con las investigaciones, hasta esclarecer las causas que motivaron la muerte del ciudadano, de 56 años, a quien le segaron la vida cuando andaba ingiriendo licor.
En el municipio de Muy Muy, perdió la vida la ciudadana Juana Reyes, de treinta años, tras ingerir una pastilla para curar granos básicos, al verse acosada por una deuda, la cual no pudo pagar debido al desempleo que afrontaba.
La PoIicía aseguró que la joven tragó el veneno en las primeras horas de la mañana del domingo, por lo que al ser encontrada por sus familiares fue trasladada de emergencia a un hospital capitalino, donde falleció a las cuatro de la tarde.
La Policía señaló que, según las investigaciones realizadas, la causa que llevó a Reyes a tomar la fatal decisión fue una deuda que no podía pagar, debido a la difícil situación económica que atravesaba.