Sucesos

Protestan con una camisa ensangrentada como bandera

* Pobladores de Los Ladinos claman justicia en los Juzgados de Managua * Juez escucha ruego ciudadano y decreta prisión para cuatro sospechosos

Lizbeth García

Más de una hora pasaron alegando los defensores que la Fiscalía acusó a sus clientes fuera del término de las 48 horas de ley, pero de todos modos el juez Séptimo Penal de Audiencias, Abelardo Alvir, admitió la acusación que el Ministerio Público presentó en contra de las cuatro personas que supuestamente mataron a tubazos a un ebrio dentro de un billar de la comunidad de Los Ladinos.
“Si querían establecer que hubo detención ilegal, lo hubiesen hecho en el Tribunal de Apelaciones”, dijo el juez al decretar la prisión preventiva para Alfredo José Jiménez, de 24 años y Félix Adolfo Blandón Vargas, de 22, supuestos coautores del homicidio de Félix Armando Mendoza Traña, de 53 años; Pedro José Dávila, 32 años, y Guillermo José Jiménez, de 25, presuntos cómplices de los dos primeros.
Todos ellos tuvieron que “enfrentar” a unas 50 personas, quienes, “armadas” de pancartas y una bandera hecha con una camisa ensangrentada, exigieron a gritos justicia para los asesinos y seguridad para los niños de la comunidad de Los Ladinos.
Los acusados deberán comparecer ante el juez Abelardo Alvir nuevamente el doce de enero, para la audiencia inicial del juicio donde se decidirá si van o no a juicio oral.
El crimen por el que los cuatro hombres fueron acusados ocurrió el primero de enero, a las siete y media de la noche. Supuestamente los acusados llegaron a bordo de un taxi a la comarca de Los Ladinos, específicamente a los billares, sitio donde la víctima se encontraba en estado de ebriedad.
Bache evitó huida
La acusación explica que Alfredo José Jiménez y Félix Adolfo Blandón descendieron armados de tubos metálicos con los cuales aparentemente “aporrearon” a la víctima, para luego huir a bordo del taxi, pero como iban a alta velocidad no pudieron evadir un bache y cayeron sobre un desnivel hasta que se les ponchó la llanta delantera izquierda y chocaron contra un paredón.
En ese momento los acusados supuestamente bajaron del vehículo para empujarlo y huir, pero no pudieron, porque fueron capturados mientras la víctima era conducida al Hospital “Roberto Calderón”, donde falleció por enclavamiento de las amígdalas cerebrales debido a edema y hemorragia cerebral provocada por trauma cráneo encefálico severo, contuso y contundente, según el dictamen médico legal.
Durante la audiencia inicial, las defensas cuestionaron a los testigos porque la mayoría son mujeres y supuestamente las mujeres no visitan billares. Además, llamaron la atención sobre el hecho de que si los que mataron al hombre fueron dos supuestamente, por qué sólo una de las dos camisas ocupadas a los presuntos autores estaba salpicada de sangre.