Sucesos

Doble asesinato quedó impune

* Juez libera a cuatro de “Las Siete Bestias” porque la Fiscalía no aportó pruebas

Lizbeth García

“Jamás, nunca voy a estar satisfecha si mis hijos están muertos y los que los mataron ahora están libres. Los jóvenes ahora no pueden tener la libertad de divertirse, porque afuera están los que se creen dueños de las calles y que ahora son las “mansas palomitas”, dijo indignada Rosa Emelina Siles, después de que los supuestos asesinos de sus hijos quedaron en libertad por irresponsabilidad de la Fiscalía.
Efectivamente, ayer el juez Séptimo Penal de Audiencias, Abelardo Alvir, archivó la acusación que la Fiscalía presentó en contra de Vladimir Nicaragua, alias “El Nica”; Luis Alberto Reyes Mendoza, Carlos José Montiel Vallecillo, “Cara de Vieja”, y Neptalí Flores Hideth, “El Negro Black”, señalados como supuestos miembros de la pandilla “Las Siete Bestias”, que la noche del 17 de diciembre asesinó a golpes, puntapiés, puñaladas, pedradas y adoquinazos a Erick Andrés Flores y Eduard Kennedy Juárez Flores.
Sólo ampliaron dictamen forense
“Siempre dicen que el Poder Judicial deja libre (a la gente), que este poder arriba y abajo, pero la responsabilidad es del Ministerio Público, el cual no aportó nuevos elementos de prueba a pesar de saber que la acusación tuvo vicios desde el principio”, explicó el juez, quien le concedió cinco días a la Fiscalía para que presentara nuevos elementos de prueba contra los procesados, pero lo que hicieron ayer fue presentar la ampliación del dictamen médico legal practicado a una de las personas que sobrevivió al ataque de la pandilla.
“Si la autoridad judicial requiere nuevos elementos probatorios deben de presentarlos y no traer una simple pericial que se presenta como una ampliación”, dijo el juez al leer la resolución que dictó en base al principio de legalidad e indivisibilidad que rige al Ministerio Público y que obliga a todos los fiscales a estar “empapados” de la acusación, aunque no la hayan suscrito ellos.
En ese sentido, el juez recordó que una de las fiscales llegó a decir a la audiencia inicial del juicio, que ella no sabía de qué acusación le estaban hablando, por lo que la autoridad judicial tuvo que suspender la vista y continuarla este miércoles.
En la audiencia de ayer, el juez “no dejó títere con cabeza” porque además de dejar sentada en su resolución la irresponsabilidad con que actuó el Ministerio Público, le llamó la atención a la defensora pública María José Zeas, porque ésta empezó a ofender al fiscal José Arnulfo López, diciéndole entre otras cosas que no sabía leer bien. Alvir invitó a la defensora a “dejar lo personal a un lado” a la hora de hacer sus alegatos.
Sea como sea, por el momento el crimen quedó en la impunidad, aunque el juez Alvir dejó establecido en acta que el Ministerio Público tiene un año para volver a acusar a los liberados.