Sucesos

Extraño incendio y posible suicidio


Orlando Barrios

La nostalgia familiar en el inicio del año, más las dolencias de las múltiples enfermedades que padecía, condujeron a don David Rivas a inmolarse en su vivienda, situada en el Reparto Las Brisas, la mañana de ayer.
El infortunado laboró por mucho tiempo como contador y a sus 72 años estaba jubilado y residía solo, del antiguo Restaurante Aragón, seis cuadras al norte, dos cuadras y media al oeste, ya que la mayoría de sus hijos, al igual que su ex esposa, habitan en los Estados Unidos.
La humareda que salía de la vivienda del anciano llamó la atención de sus vecinos, quienes se acercaron al inmueble y desde la acera comenzaron a llamarlo.
“Don David, don David ¡La casa se quema!”, repetían varios ciudadanos. Gerardo Barrios, vecino de Rivas, refiere que desde el techo cortó unas naranjas agrias y las lanzó contra la puerta que conduce al patio de la casa del infortunado. Al notar que el propietario del inmueble no respondía, decidieron llamar a la Dirección General de Bomberos.
Un camión cisterna se presentó a eso de las siete y 45 minutos de la mañana de ayer y los bomberos constataron que la casa estaba bajo llave y que salía humo. Los apagafuego improvisaron entradas y observaron cuatro focos: en dos habitaciones, la cocina y la sala, los que fueron reducidos en pocos minutos, una vez ingresaron a la vivienda.
En uno de los aposentos encontraron sobre la cama, boca arriba, el cadáver de David, quien evidentemente presentaba quemaduras en sus miembros inferiores y superiores.
El subcomisionado Sergio Gutiérrez, segundo jefe del Distrito Dos, informó que efectivamente encontraron el cadáver de una persona del sexo masculino, que aparentemente murió por sofocación debido al humo, pero esto será confirmado por el dictamen del médico forense. “No descartamos ninguna de las posibilidades, ya que pudo haber sido un cortocircuito o bien otra cosa”, agregó Gutiérrez.
El equipo policial encargado de las investigaciones solicitó el apoyo de los Especialistas en Averías, explosiones e incendio (Avexi) para esclarecer en qué circunstancia se originó el incendio.
Cuaderno con notas suicidas
Una fuente cercana a la Policía indicó que en el lugar encontraron un cuaderno donde el ahora difunto plasmó algunas ideas suicidas, pero en las mismas existe un sinnúmero de incoherencias, lo que hacía sospechar que don David padecía de trastornos mentales.
Sin embargo eso fue desmentido por el doctor Jorge Valle, yerno de Rivas, quien aseveró que al anciano le gustaba estar solo, y es más, él condicionaba el horario de visita a sus parientes.
Wilfredo Lovo Sequiera, otro vecino, comentó que sus hijos le enviaban remesas y que lo visitaban una vez al año. “Él cocinaba sus alimentos. No tenía empleada doméstica para que le hiciera sus quehaceres. De la venta mandaban los productos para los tres tiempos”, mencionó Lovo, quien agregó que lo conoció desde hace 58 años.
Otros familiares se presentaron al inmueble y pidieron no trasladar el cadáver al Instituto de Medicina Legal, pero al final fue llevado para descartar que hubo mano criminal.