Sucesos

Buscan a los que violaron y estrangularon a anciana

* La infortunada padecía de trastornos mentales y desapareció el 25 de diciembre * El cadáver fue encontrado en estado de descomposición

PUEBLO NUEVO-ESTELÍ -Especialistas del Área de Investigaciones de la Policía profundizan en las investigaciones para determinar quiénes son los responsables del asesinato de doña María Eusebia Sevilla Merlo, de 65 años, quien fue violada y luego estrangulada.
La mujer sufría de problemas de mentales temporales y fue encontrada muerta en la comunidad conocida como Palestina, en la jurisdicción del municipio esteliano de Pueblo Nuevo. El cuerpo de María Eusebia presentaba también un trauma craneal, que aparentemente le produjo la muerte de inmediato.
Vecinos del lugar encontraron en estado de descomposición el cadáver de la infortunada, ya que al parecer tenía unas 60 horas de que había sido ultimada.
La víctima, debido a sus problemas mentales, deambulaba por las calles del casco urbano de Condega, donde pedía alimentos en las casas de familias que ya la conocían.
La Policía no informó si doña María Eusebia Sevilla Merlo tenía hijos o parientes cercanos en el municipio de Pueblo Nuevo.
Hay versiones extraoficiales que indican que quienes violaron y asesinaron a Sevilla fueron tres hombres que andaban bajo los efectos del licor.
Lo mandan desnudo a la casa
Mientras que en el barrio “El Paraíso”, de la ciudad de Estelí, se conoció que un poblador de ese sector, “bien borracho”, se quedó dormido en un callejón, situación que aprovecharon los miembros de un grupo juvenil para robarle la ropa, sus zapatos, el dinero que andaba en sus bolsillos, así como un reloj, una cadena y un anillo de oro.
Aunque al parecer no lo violaron, la posición en la que fue encontrado parecía indicar que había sido abusado sexualmente. Además que cerca de la cabeza fue hallado un preservativo sin usar.
El afectado llegó descalzó y sin pantalones a su casa, y para colmo con la vergüenza de que todo el vecindario lo miró en “traje de Adán” y con el preservativo cerca de su cabeza.
Pese a que a ciencia cierta los antisociales no lo violaron, ahora sus amigos, que conocieron de esta situación, se burlan de él.