Sucesos

Pervertido tras las rejas

* Mujer soñaba con su cónyuge, pero se despertó con "Barrabás" * El acusado tiene antecedentes de ingresar en viviendas para abusar de las féminas

LAS MINAS, RAAN -El mejor sueño de su vida: profundo, fabuloso y placentero, aunque lo último un tanto provocado, resultó espantoso y asqueroso para una dama comprometida, cuyos suspiros fueron perturbados por boca y manos extrañas.
Y.F.E., de 24 años, se despertó por el mal olor que desprendía el cuerpo de un hombre extraño, quien besaba sus partes sensibles.
Aunque la denunciante reveló que soñaba con su marido, un joven y corpulento miembro del Ejército de Nicaragua, al despertar se percató que se trataba de un intruso que irrumpió en su vivienda y se acomodó en la cama con intenciones de consumar sus aberraciones sexuales.
La afectada describió al pervertido como un sujeto negro, “murruco”, trompudo, chaparro, descalzo, sin camisa, de quien dijo que en las calles de Rosita, Bonanza y Siuna la gente lo llama "Barrabás".
En su denuncia ante la Policía de Rosita, la víctima señaló que al despertar el tal "Barrabás" estaba encima de ella e intentó separarlo a manotazos, pero el tipo la tomó a la fuerza por la cintura. Incluso narró a los oficiales que el hombre le pidió que se dejara violar. Mientras el pervertido le tocaba sus partes íntimas.
Fue hasta que gritó de forma desgarradora que "Barrabás" desistió de sus intenciones. Salió del cuarto, luego huyó de la casa y se desapareció en medio de las viviendas vecinas de un populoso y nuevo barrio de esta ciudad caribeña.
Tiene antecedentes
La víctima de abusos deshonesto se dirigió rápido a la unidad militar del Ejército a contarle lo ocurrido a su marido. Salieron a poner la denuncia y en el trayecto se encontraron con el famoso “Barrabás”, quien hasta adiós les dijo desde un tramo del mercado, lugar donde fue apresado por los agentes del orden público.
El acusado fue identificado como José Antonio Peralta Dixon, de 22 años, de origen mískito y habita en la comunidad indígena "Españolina", que se sitúa entre el límite territorial de Rosita y Bonanza, en la RAAN.
“Barrabás” dos veces ha irrumpido en propiedades distintas con la intención de violar a mujeres o menores. Pero ahora deberá permanecer en una de las celdas preventiva de Siuna, donde espera el llamado de la justicia para responder por el cargo de abusos deshonestos en perjuicio de la mujer a quien le perturbó el sueño.