Sucesos

Ultimado de tres balazos

* Móvil del crimen era para despojarlo de 50 mil córdobas * Los delincuentes armados no pudieron “bolsear” al infortunado

KUKRA HILL, RAAS
Santos Sánchez, de 50 años, habitante de la comarca La Unión, del municipio Kukra Hill, RAAS, escuchaba la misa que se transmitía a las seis de la tarde del domingo en una radio local de Ciudad Rama, cuando de pronto tres sujetos armados con un rifle 22 y machetes le segaron la vida.
“No se mueva y entregue el dinero”, advirtieron los delincuentes, quienes no permitieron que el ahora difunto diera un paso para buscar el dinero, pues tres disparos se le alojaron en el pecho.
El hombre cayó desplomado boca abajo, mientras sus familiares se quedaron inmutados por lo que veían. Al mismo tiempo fueron obligados a acostarse en el suelo. Uno de los hijos del ahora fallecido logró burlar a los maleantes y se ocultó bajo el cocinero e identificó a los elementos que le quitaron la vida a su progenitor.
Dinero lo tenía un amigo
Según los familiares del finado, la intención de los antisociales era robarle 50 mil córdobas que Santos obtuvo como producto de la venta de un terreno y esa información la manejaban sus agresores.
Los asaltantes buscaron el dinero por toda la casa, pero no encontraron nada, ya que el infortunado le pidió a un amigo que habita en una comunidad cercana a Ciudad Rama que le guardara parte del dinero.
Refirieron los familiares que como Santos cayó boca abajo, eso no les permitió a sus victimarios “bolsearlo”, pues en uno de los bolsillos del pantalón portaba cinco mil córdobas.
Las autoridades policiales tuvieron conocimiento del horrendo crimen hasta el siguiente día y en un rastreo por la zona lograron la captura de Diego Pérez, de 20 años. Además de dos sospechosos que acompañaban al indagado, cuyos nombres la Policía dará a conocer una vez que finalicen las averiguaciones. Los tres detenidos fueron remitidos a las celdas preventivas de la ciudad de Bluefields, donde esperarán que los oficiales entreguen el informe al Ministerio Público, para que acusarlos ante los tribunales correspondientes.