Sucesos

Machetazo le desbarató el hígado

* Hombre celoso mató en la calle a infortunado, quien creía era su rival en amores

Silvia Carrillo

Un machetazo a la altura del abdomen, el cual le desbarató el hígado, privó de la vida a Ramón Ernesto Fúnez Abarca, de 38 años, quien fue interceptado a las nueve de la mañana de ayer sábado, por un sujeto que en compañía de su mujer lo estaba esperando a unos cuantos metros de su casa, en el barrio Villa Reconciliación, exactamente de la ferretería El Yunque tres cuadras abajo, donde llevaron a cabo el horrendo crimen.
Lenín Bismarck Chávez, hijastro del fallecido, relató que su padrastro constantemente era amenazado por un sujeto llamado Wilmer, quien sentía celos de la ahora víctima, porque creía que Fúnez Abarca enamoraba a su mujer.
“Esos malvados acabaron con su vida, como si él era un perro. Exigimos que se haga justicia, porque un hombre de buenas costumbres… no merecía morir así”, mencionó el joven Chávez.
Según testigos, la mujer ayudó al asesino a distraer a Ramón, momentos que fueron aprovechados por el enfurecido hombre, quien dominado por los celos dejó ir contra la humanidad de Ramón Ernesto el machetazo que acabó con su existencia.
Ramón Ernesto se dedicaba a vender plátanos en el Mercado de Mayoreo y nunca había mostrado comportamientos negativos ante sus vecinos, quienes aseguraron conocerlo desde hace varios años.
Mayra Guillermina Chávez, esposa de Ramón, nunca vio alguna costumbre extraña en su marido, porque éste siempre estaba puntual en su casa y era responsable con sus hijos e hijastros.
Oficiales del Distrito Seis lograron capturar a la mujer de “Wilmer”, quien fue remitida a dicha delegación para ser investigada en el caso.