Sucesos

Profesional del “cambiolín” liberado, pese a pruebas


ESTELÍ -Una airada reacción provocó entre varios comerciantes estelianos, la decisión tomada por las autoridades de dejar en libertad al estafador Leocadio Padilla, de 40 años, quien puso en práctica en varias ocasiones el truco del “cambiolín” para afectar a varios dueños de establecimientos comerciales.
Padilla, originario de Camoapa, se movilizaba desde su tierra natal hasta Estelí para cometer sus fechorías. Según versiones de varios comerciantes, este tipo actuaba en contubernio con su cónyuge, quien llegaba primero a los establecimientos comerciales, y cuando observaba condiciones para el timo se comunicaba con él a través de teléfonos celulares.
Si no timaba, robaba
Los afectados aseguran que Padilla llegaba a sus establecimientos, y si no podía estafar aprovechaba cualquier descuido para sustraer mercancías, tal como sucedió en un negocio donde venden cosméticos, del cual se llevó tres perfumes valorados en mil ciento cincuenta córdobas.
La Policía esteliana, cumpliendo con los trámites de ley, puso a la orden de las autoridades del Ministerio Público a Padilla, luego que éste fuese retenido por varios comerciantes, quienes lo identificaron, pese a que en al menos dos veces se había cambiado ropa.
Ana Lucía Munguía Lorente afirma que este individuo la despojó de ochenta dólares al llegar a su establecimiento comercial fingiendo interés en comprar una camisa. La estafa se produjo cuando el malhechor alegó que le había entregado cien dólares a Ana y salió huyendo del lugar.
Enseguida, el bandido se trasladó a otro establecimiento, propiedad de Karla Moreno Palma, en el cual simuló que le compraría con el mismo billete de cien dólares un perfume, valorado en 25 dólares, para distraerla y cargar con otras mercancías de valor.
A ella, el estafador le dijo que le diera el cambio en dólares y córdobas de baja denominación, pero mientras la víctima lo atendía, él cargaba con otros perfumes. Posteriormente se trasladó a la Tienda La Oferta, ubicada frente al costado norte del Parque Central, donde aplicando el mismo método trató de estafar a la ciudadana Juana Palacios Blandón.
El sujeto intentó confundirla al comprar un par de sandalias para mujer y exigir que primero le dieran el cambio, del mismo bendito billete de cien dólares, en moneda nacional. Padilla trató de huir al recibir el vuelto, sin haber entregado el billete, pero fue retenido y luego reconocido por los demás afectados. Se desconoce bajo qué méritos este sujeto vuelve a la calle a cometer fechorías.