Sucesos

Misterio rodea muerte de infante


Silvia Carrillo

En extrañas circunstancias murió el pequeño Santiago Bermúdez Quintanilla, de cinco años, el viernes, a eso de las nueve y treinta minutos de la noche, en el Hospital “Vélez Paiz”, donde fue entregado ya sin vida a su progenitora Diana Bermúdez.
La humilde mujer es madre de tres pequeños más, con quienes vive en una casa abandonada en el barrio “380”, donde ni siquiera tiene una silla para sentarse, porque las condiciones de pobreza son extremas.
Una de las primeras versiones de la señora, quien estaba un poco turbada durante el interrogatorio policial, era que al niño, el pasado siete de diciembre, le había caído encima una masetera que estaba en la parte trasera del patio.
Sin embargo, minutos después cambió su versión y dijo que fue un bloque el que había caído sobre el menor, cuando éste jugaba en una escuela cercana de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN).
Al parecer la señora presenta problemas mentales los cuales no le permitieron declarar de forma coherente, alegando que el niño había muerto por un golpe que recibió en el pecho, y eso había provocado que los pulmones se reventaran.
Forense descartará mano criminal
“Soy una mujer sola que lava y plancha”, decía de manera entre cortada doña Bermúdez, mientras respondía al extenso interrogatorio policial que hacían los investigadores del Distrito Tres.
Lo más extraño es que el menor Santiago Bermúdez, además de presentar el golpe en el pecho, llevaba en su espalda una marca que tenía la forma de haber quedado tras recibir un garrotazo, como si alguien le hubiese dado una paliza.
Ante las versiones incoherentes de doña Diana, los peritos de la Estación Tres decidieron trasladar el cuerpo del infante al Instituto de Medicina Legal, donde realizarían la autopsia para descartar si hubo mano criminal. No obstante, el capitán César Bonilla, jefe superior de la Estación Tres, dijo que los médicos del hospital comentaron que el niño había muerto por un sangrado en el tubo digestivo, pero los peritos no se explican cómo un niño de tan corta edad puede presentar trauma cervical.
El hecho se registró de la rotonda del Periodista, una cuadra al este, contiguo a la casa de campaña del Partido Liberal Constitucionalista (PLC).