Sucesos

Joven escandaloso baleado por la Policía


CHINANDEGA
Ante la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ)-Chinandega, se presentó Lidia María Maradiaga, originaria del municipio fronterizo de Somotillo, a denunciar que su hijo, Erick Antonio Ordóñez Maradiaga, de 22 años, fue lesionado por un impacto de bala en el talón derecho, y que producto de éste el joven no puede caminar, por lo que está confinado en su vivienda.
La humilde progenitora relató que Erick fue denunciado por alteración al orden público, y que en el momento en que iba a ser capturado, fue perseguido con arma de reglamento por los miembros de una patrulla policial. Identificó a uno de los gendarmes como Mauricio “El Moscón”.
“Eran disparos de fusil AK”, aseguró Maradiaga, tras mostrar los casquillos que según ella cayeron al piso. Añadió que es la segunda ocasión en que los policías acuden a su vivienda, descargando sus fusiles, y poniendo en peligro su vida.
Recordó que la primera vez fue el 17 de septiembre del corriente año, cuando apresaron a su hijo, por mala conducta. En esa ocasión, los disparos penetraron en las paredes de su casa, situada cerca de Las Enramadas, Somotillo.
El comisionado mayor Aldo Sáenz Ulloa, jefe de la Policía de Chinandega, escuchó atentamente la queja y dijo que iniciarán la investigación de los hechos. “Tomaremos las medidas pertinentes y de acuerdo a los principios de actuación, en los que se plantea el respeto a los derechos humanos de los ciudadanos, analizaremos el alcance de la denuncia”, expresó el alto oficial.
Apuntó que en el trascurso del corriente año han recibido unas 35 denuncias contra efectivos policiales y que todas han sido investigadas. En algunos casos se procedió a dar bajas, en otros aplicaron restricciones en la estación, y en otros sanciones o remociones de cargo, según la responsabilidad administrativa de cada gendarme.