Sucesos

Cuatro muertes, cuatro historias

* Uno fue víctima de criminales, otro se ahogó, un reo se ahorcó y un jovencito falleció en un accidente

MATAGALPA
Cuatro muertos, entre ellos un menor, y diez lesionados en diferentes circunstancias, es el resultado de un fin de semana violento en este departamento, según un informe brindado por la Oficina de Relaciones Públicas de la Policía departamental.
Una de las muertes se registró en la comarca Agua Amarilla, municipio de La Dalia, donde a la orilla de una quebrada fue encontrado el cuerpo del joven José Adán Aráuz Gómez, según la denuncia que interpuso doña María Gómez Sotelo, su mamá.
Dos que volvieron
La adolorida madre dijo a la Policía que su vástago había salido con su cuñado, Marcos Dávila Valle, y Eliezer Salmerón, a tomar licor, pero por la tarde sólo regresaron estos últimos, no así José Adán, que no aparecía por ningún lado, por lo que al consultarles por el muchacho, éstos le manifestaron que se había quedado comprando más guaro.
Fue hasta la mañana siguiente que el cuerpo del joven campesino fue encontrado a la orilla de una quebrada; presentaba una herida en el cuello, la que le quitó la vida, pero hasta el momento se desconoce quién pudo ser el autor de este hecho sangriento.
Doña María Gómez Sotelo aseguró que le pidió ayuda a miembros del Ejército que se movilizaban por esa zona, dando seguridad a la cosecha cafetalera, quienes le ayudaron a sacar el cuerpo de su hijo del lugar donde lo habían asesinado, mientras llegaba la Policía.
En la comarca Las Carpas, municipio de Rancho Grande, el alcalde de ese municipio, Alfredo Zamora Pineda, aseguró ante la Policía que dentro de una poza encontró el cuerpo del ciudadano Leonel Zeledón Machado, de 30 años.
Una patrulla de la Policía de esa localidad se dirigió al lugar del hallazgo en compañía del médico forense, quien determinó que la muerte del ciudadano fue por ahogamiento y exceso de licor, por lo que se descarta haya mano criminal.
Capturado se ahorca
Asimismo se conoció que por ahorcamiento perdió la vida el ciudadano Juan Ramón Navarrete Córdoba, quien en horas tempranas había sido capturado por una patrulla policial porque supuestamente se estaba robando un quintal de maíz de un camión.
El informe señala que al momento de su captura el ahora difunto intentó ahorcarse con un pedazo de plástico, pero los agentes se lo impidieron y lo trasladaron a la delegación policial. Sin embargo éste seguía manifestando que se quitaría la vida porque no quería estar preso.
Esta advertencia se hizo realidad a las 3:40 minutos de la madrugada, cuando el detenido aprovechó que estaba solo en la celda uno, y en un descuido de los custodias se quitó el pantalón y una de las mangas se la ató al cuello y se colgó. Cuando los agentes se dieron cuenta, ya estaba muerto.
Tragedia de cortadores
Otra tragedia se registró en la comarca de Guabule, municipio de Muy Muy, donde un adolescente de 14 años perdió la vida cuando el camión en el que se movilizaba junto a otras 59 personas que iban acortar café, se estrelló en un barranco.
El informe policial señala que el camión IFA, placas 209-143, conducido por Hilario García Martínez, sufrió fallas mecánicas cuando bajaba la pendiente, lo que provocó que el conductor perdiera el control del automotor, que se estrelló en el lugar antes mencionado.
Como resultado del accidente perdió la vida el joven Alexander García Montoya, y con lesiones en diferentes partes del cuerpo resultaron los ciudadanos José Luis Ramos Martínez, de 35; Juan Rostrán García, de 35; Jacinto Montenegro Torres, de 38; José Vidal Rocha, de 19; Ana Rocha de 30; Daniel Rocha Montenegro, de 12; Nidia Mendoza Vanegas, de 18, y Enoc Castro Rodríguez, los que fueron trasladados a un hospital.
Los afectados son originarios de la comarca de Yucul, municipio de San Ramón, y se dirigían a la hacienda La Verbena, a cortar café, pero sus planes de realizar un poco de dinero para celebrar la Navidad se vieron frustrados por el accidente.