Sucesos

“Los Católicos” se apuntan crimen

* Miembros de la temida pandilla de Waspam Norte dieron muerte a joven que pretendía proteger a su padre.

Orlando Barrios

En horas de la mañana de ayer, la Policía del Distrito Seis realizó un operativo en los “recovecos” del barrio Waspam Norte y logró la captura de un sujeto conocido con el alias de “Wilson”, acusado de participar en la muerte de Julio Domingo Berríos Martínez, a quien varios elementos golpearon salvajemente y le propinaron una estocada con un verduguillo, en el costado derecho.
La denuncia fue presentada en el Distrito Seis por Yesenia Liseth Berríos Zapata, quien narró que su sobrino ingería licor desde tempranas horas, al igual que su papá, Julio César.
Resulta que Julio César, quien laboraba en una empresa fumigadora, se encontraba a una cuadra del inmueble, y su hijo salió a buscarlo, pues temía que algo le fuese a pasar, porque había escuchado que en el sector “buscaban bronca” los pandilleros del fondo.
El joven no logró llegar a su destino, pues fue interceptado por varios sujetos, los que frustraron sus sanas intenciones de proteger a su progenitor.
Los antisociales se ensañaron con Julio Domingo, ya que le “cayeron como zopilotes”, lo golpearon salvajemente, le hirieron el costado derecho con un verdugillo y una vez en el suelo le dieron un sinnúmero de puntapiés.
“Nosotros estábamos acostados, cuando vinieron unos jóvenes a golpear las puertas y a decirnos que Julio Domingo estaba tendido en la calle”, recordó Maritza Berríos, otra tía del infortunado.
La víctima, de 18 años, tras desplomarse en el suelo, fue auxiliada por vecinos y algunos familiares que llegaron a constatar el hecho sangriento, quienes en un esfuerzo por salvarle la vida lo llevaron al Hospital Alemán Nicaragüense, pero cuando llegaron a éste el joven ya había expirado.
En horas de la mañana de ayer, la ambulancia del Instituto de Medicina Legal se trasladó a la morgue del hospital antes mencionado y retiró el cadáver para realizar la autopsia y determinar la causa del deceso.
Los vecinos del barrio Waspam Norte aseguraron no soportar más a los miembros de la pandilla “La Católica”, pues todos los fines de semana siembran el terror en ese sector. A la agrupación juvenil se le conoce con tan religioso nombre porque sus miembros, en su mayoría, residen alrededor de la iglesia católica del sector.
“Pedimos justicia, y a la Policía que investigue y capture a los asesinos, porque ellos deben pagar por la muerte de mi sobrino”, comentó Maritza.