Sucesos

Bárbara venganza de “Los Agua Sucia”

* Joven padre que se les enfrentó fue baleado, mientras los pandilleros amenazaban a su hijo recién nacido

Ernesto García

Con tres fracturas en la mandíbula y un proyectil de pistola nueve milímetros alojado en el lado derecho de la cara se encuentra postrado en una cama del Hospital “Roberto Calderón”, el joven Jorge Luis Osejo Barahona, de 21 años, quien fue atacado por dos miembros de la pandilla “Los Agua Sucia”.
Osejo, habitante del barrio “Domitila Lugo”, fue atacado por dos miembros de la pandilla “Los Agua Sucia”, del barrio “Las Torres”, quienes al mejor estilo de las temibles “Maras Salvatrucha”, de El Salvador, ingresaron a la casa de éste la madrugada del pasado lunes, con los rostros encapuchados.
De acuerdo al relato de los familiares de Jorge Luis, a eso de la una de la madrugada, dos miembros de la pandilla de “Los Agua Sucia” se introdujeron al patio de la casa de la familia Osejo, llegando hasta el fondo del mismo, donde está el cuarto que Jorge habita con su esposa y su niño de doce días de nacido.
Amenazan al recién nacido
“Los Agua Sucia” golpearon la puerta del cuarto y yo abrí, porque creí que era mi hermano, pero cuando estuve frente a los encapuchados, se me lanzaron encima y encañonaron con la pistola al niño”, recuerda Osejo y su familia, todavía horrorizados por la tragedia que vivieron.
La víctima del ataque madrugador de “Los Aguas Sucia” narró que cuando uno de sus agresores apuntó a su bebé de pocos días de nacido y dijo: “Te vamos a dar donde más te duele (matando al bebé), no tuvo más alternativa que decirle que se llevaran todo.
Aunque inicialmente se creyó que la acción de “Los Agua Sucia” está motivada por el robo, ésta quedó descartada, porque la familia de Jorge Luis recordó que hace un mes éste se enfrentó a ese grupo de antisociales, cuando llegaron un domingo a apedrear la casa donde vive la familia Osejo y otras casas vecinas.
Compleja operación
El doctor Róger Morales Delgado, médico máxilo facial del Hospital “Roberto Calderón”, dijo que aunque el proyectil de pistola nueve milímetros permanece alojado en el lado derecho del rostro de Jorge Luis Osejo, esto no constituye ningún peligro “porque la bala no va causar más daño del que ya hizo, que fue fracturar la mandíbula en tres partes, y aunque esté alojada en esa región no afecta ningún otro órgano vital, por el estado de inmovilidad”, explicó el especialista.
El galeno dijo que lo único que se debe cuidar en caso de pacientes como Jorge Luis es evitar un proceso infeccioso, porque el proyectil es un objeto extraño dentro del cuerpo, mientras desaparece la inflamación que obstaculiza la extracción del mismo a través de una operación un poco compleja.