Sucesos

Niña y joven perecen en trágicas circunstancias


“Ay, Dios mío lindo ¿por qué mi niña? Yo no le daba mala vida, yo la quería mucho... era mi única niña”, fueron las palabras que sin consuelo expresaba Xiomara Delgado, madre de Mirna Guadalupe Delgado Oporta, de 9 años, quien ayer pereció por asfixia al ahorcase accidentalmente con la hamaca donde jugaba.
Walter Salazar acompañaba a Xiomara al momento de encontrar el cuerpecito sin vida, a eso de las cuatro y media de la tarde. La madre, que además tiene dos hijos, por un momento la dejó sola, para dirigirse al colegio donde estudia su vástago mayor, y así comprobar cómo iba en clases, pero al regresar a la casa se encontró con la terrible escena.
Mirna Guadalupe cursaba el tercer grado en el colegio “Ananda Marga”, ubicado en el barrio Villa Reconciliación.
Antes de perecer, la menor se encontraba jugando con unos triquitraques, pero una tía le pidió que dejara eso, pues podía quemarse, o quizá provocar un incendio, y la “Lupita”, como llamaban cariñosamente a la niña, al parecer decidió jugar en la hamaca. El cuerpo de la niña fue velado de la farmacia Pro Salud, 200 metros abajo.
Se ahoga en El Trapiche
Asimismo, disfrutar de una tarde y bañarse en las aguas del Trapiche fue la idea original por la que cuatro amigos decidieron escaparse de la Zona Franca Metro Garments S.A. “Las Mercedes”, donde laboraban.
Al calor de los tragos, Oscar Moreno, de 25 años, sin saber nadar decidió cruzar las profundas piscinas, y al parecer el short le dificultó que pudiera emerger. Fue cuando José Manuel Vado Benavides, de 22 años, intentó socorrerlo, pero era demasiado tarde, pues el estado de ebriedad en el que se encontraban todos no le permitió nadar y salvarse.
“Yo decía ¡auxilio, ayúdenme, se muere Oscar!, pero me dijeron que no lo tocara, para que la Policía no pensara que yo le hice algo”, narró visiblemente apesadumbrado Vado Benavides.