Sucesos

Jurado “pega” a “Toño la Furia”


RIVAS
Un peligroso antisocial de la Isla de Ometepe, conocido con el mote de “Toño la Furia”, podría pasar hasta doce años en le Sistema Penitenciario de Granada, luego que un jurado de conciencia lo declarara culpable del delito de abusos deshonestos en perjuicio de un niño de once años, a quien trató de violar.
Dicho juicio oral y público se realizó la mañana del viernes en el juzgado del Distrito Penal de Juicios de Rivas, y en un lapso de tres horas los miembros del tribunal de jurado tuvieron la oportunidad de analizar las pruebas y testimonios que presentó el Ministerio Público en la acusación que formuló en contra de Diego Antonio Álvarez, conocido en el municipio de Altagracia como “Toño la Furia”.
Al final, los miembros del jurado emitieron el veredicto de culpabilidad en contra del acusado, quien presenta “un rosario” de antecedentes, entre los que se destacan robos, lesiones, homicidios frustrados entre otros. El reo aparentemente inició su vida delictiva el 26 de agosto de 1990, hecho que pesará cuando lo condenen.
Víctima dormida
Según la acusación, “Toño la Furia” trató de violar a su víctima la madrugada del 25 de diciembre de 2004. Según la madre del menor, ese día el victimario ingresó por una ventana al cuarto del niño y empezó a acariciarle el ano y los testículos con la intención de violarlo.
No obstante, el menor gritó y fue escuchado por su mamá y su hermana, quienes inmediatamente se levantaron de sus camas y se fueron al cuarto del niño, y vieron cuando “Toño la Furia” salía huyendo por la ventana, mientras que el niño aún aterrorizado les narraba las pretensiones de su victimario.
En tanto, la fiscal María Peña señaló que además de los testimonios del menor y de su mamá y hermana también esta la versión que dio la cónyuge de “Toño la Furia”, ya que ésta señaló que un hijo de ellos le llegó contando que su papá lo había llevado a que abriera la ventana del cuarto de su víctima y que luego le dijo que se regresara a la casa y que no le contara a nadie nada.