Sucesos

Borracheras provocan homicidios

* La primera víctima perdió la vida “por culpa” de una “pescuezona” en las afueras de la cantina, mientras que la segunda falleció baleada por un vecino borracho

Ernesto García

Tres personas del sexo masculino perdieron la vida en circunstancias trágicas en Managua durante el fin de semana, informó la Policía Nacional.
Uno de los decesos ocurrió en horas de la tarde de este domingo, cuando Jorge Arias Aguirre, de 17 años, conocido como “La Mona”, no pudo llegar con vida al Hospital “Lenín Fonseca”, adonde era trasladado tras ser herido de bala. El autor del disparo presuntamente es Larry Cruz Martínez.
Según María del Carmen Martínez, cuñada de Arias, el hecho sangriento sucedió cuando su primo Jorge Arias pasó frente al lugar donde Cruz estaba borracho, y sin mediar palabras le disparó a quemarropa en una calle del barrio Altagracia.
Otra de las víctimas fue el chofer de la empresa Hosanna, Mario José Roa Sánchez, de 48 años, quien fue ultimado de varias puñaladas por un hombre y una mujer en las afueras de una cantina del Mercado “Israel Lewites”.
Luis Roa, hermano de Mario José, dijo que la Policía del Distrito Tres ya tenía capturado a uno hombre y a una mujer como los supuestos sospechosos, pero aún no revelan la identidad de éstos.
“La Policía dice que a mi hermano lo mataron por una botella de guaro”, dijo apesarado Luis Roa, quien junto a otros miembros de su familia no sabían cómo comprar el féretro de su hermano y trasladarlo a San Rafael del Sur, de donde son originarios, para darle cristiana sepultura.
Rescatan cadáver en el Xolotlán
Mientras, en el lago Xolotlán, frente al Malecón, los buzos de la Dirección General de Bomberos rescataron este domingo el cuerpo sin vida de un joven de 22 años identificado como José Alberto Bojorge, quien desde muy corta edad inhalaba pegamento.
Se presume que el joven se ahogó la tarde del sábado, pero fue hasta ayer domingo cuando los bomberos lograron rescatar su cuerpo sin vida y entregarlo a los especialistas del Instituto de Medicina Legal.
Aunque el muchacho que se ganaba algunos centavos haciendo mandados a los dueños y trabajadores de los salones que están en El Malecón, aparentemente falleció por sumersión, la Policía del Distrito Cuatro inició un proceso investigativo para verificar si hubo o no mano criminal en la muerte del joven indigente.