Sucesos

Boxeo en el Aeropuerto

* Chofer de Nerys Espinoza protagoniza pelea en la terminal aérea con policías * Porque supuestamente los amenazó con una bomba

Ernesto García

Aunque el chofer del retador a la corona de los pesos Paja de la Asociación Mundial de Boxeo, Roberto Nerys Espinoza, Ricardo Pérez Gómez nunca se ha puesto un par de guantes de boxeo para pelear, este sábado le sirvió de “sparring” a varios policías al protagonizar un confuso incidente con éstos en el Aeropuerto Internacional de Managua.
Pérez asegura que producto de la golpiza tiene una pequeña cortadura en el labio superior e inflamación en la mano derecha.
A consecuencia del incidente en la terminal aérea, Nerys Espinoza, “El Picapiedra”, debió postergar para hoy domingo su viaje a Panamá, donde tiene varios compromisos previos al combate por el título mundial.
La Policía, Espinoza, el ex campeón mundial Rosendo Álvarez y el mismo Ricardo Pérez dieron versiones contradictorias sobre los hechos.
Versiones contradictorias
Mientras los boxeadores dicen que supuestamente Ricardo fue confundido con un terrorista, el capitán Félix Villareal, jefe de Seguridad Pública del Distrito Seis de Policía, afirma que Pérez agredió al oficial de Tránsito Bosco Danilo Solano e incluso intentó golpearlo con una botella de vidrió cuando le dijeron que parqueara en el sitio correcto el carro que conducía.
Pérez dice que lo sacaron por la fuerza sin causa justificada del área donde los pasajeros de Taca revisan sus documentos y maletas antes de abordar el vuelo correspondiente, gestiones que él hacía a Espinoza para evitarle la fatiga.
“Lo que sucede es que en el Aeropuerto hoy (ayer sábado) hay extremas medidas de seguridad por la cumbre garífuna a la que asisten varios invitados especiales, y el chofer de Nerys no atendió las recomendaciones de la Policía, por el contrario dijo: “Vos querés que te ponga una bomba”, aseguró el capitán Villareal.
Pero al final, el chofer de Nerys “El Picapiedra” se fue “trompeado” a su casa y con una denuncia en su contra por atentar contra la autoridad y sus agentes.