Sucesos

Sucesos insólitos


Le confiscan silla de ruedas por conducir ebrio
Un discapacitado alemán fue obligado a entregar su silla de ruedas eléctrica luego de que las autoridades lo detuvieran por cuarta vez “conduciendo” en estado de ebriedad. Sven Mietke, de 26 años, oriundo de Loebau, Alemania, recibió una multa de 2.300 dólares y una orden que le prohíbe utilizar su silla de ruedas eléctrica por los próximos tres meses. La Policía detuvo a Mietke por la madrugada, mientras se dirigía a una estación de servicio para comprar cerveza. Según informaron, el accidentado “conductor” iba calle abajo, de una vereda a la otra, y cuando le realizaron la prueba del aliento, encontraron que tenía 228 miligramos de alcohol por cada 100 mililitros de sangre. El problema es que en Alemania, el límite legal es de 50 miligramos de alcohol por cada 100 mililitros de sangre. En la Corte, Mietke admitió que “tomó entre 10 y 12 botellas de cerveza por día”. Tras esta nueva “detención”, deberá utilizar una silla de ruedas “convencional” hasta que termine la sanción.
Tortugas a control remoto
Un científico ruso afirma haber creado las primeras tortugas a control remoto que podrían ser utilizadas en misiones de espionaje. Alexei Burikov, cabeza del Departamento de Biología de la Universidad de Rostovon, asegura que un humano puede dirigir a las tortugas a través de una serie de dispositivos pegados a sus caparazones. Estos pequeños artefactos envían vibraciones a través del caparazón de la tortuga, que podría ser entrenada para cambiar de direcciones. Los científicos agregaron que existe la posibilidad de añadir una pequeña cámara de vídeo que podría servir para tomar fotografías estratégicas de bases militares o cuarteles generales.
Burikov destacó que estas tortugas pueden desempeñar una gran cantidad de tareas, desde ubicar bombas en las bases enemigas hasta dejar avanzados dispositivos de espionaje. Sin embargo, las tortugas a control remoto también podrían ser utilizadas con fines no militares. “Podríamos ver cómo se comportan otras especies animales de una manera que ningún humano ha visto jamás”, destacó Burikov.
Un gato, el único pasajero del vuelo
Una aerolínea se vio obligada a llevar a un gato como “único pasajero” de un avión, luego de que se escapara de la bodega de carga, transformándose en una “seria amenaza”.Todo comenzó cuando un gato logró salir de su jaula que se encontraba en la sección de cargas del avión. Pese a que los técnicos revisaron la aeronave de punta a punta, no lograron encontrar a la mascota, por lo que “CCECH Airlines” debió cancelar el siguiente vuelo programado, ya que las autoridades aeronáuticas consideraron “muy peligroso” que los pasajeros volvieran a subir a bordo. Por lo tanto, el vuelo de Frankfurt a Praga partió solamente con el personal del avión y un gato fugitivo, según informó una vocera de la compañía. Tras arribar a la República Checa, una nueva inspección logró dar con el intrépido felino, que tras forcejear con el personal de mantenimiento del avión, finalmente fue “apresado”.
“Un hechizo” para crear dinero
Un hombre fue arrestado en Minnesota, EU, luego de robarle 70 mil dólares a un verdulero, tras hacerle creer que tenía una “sustancia mágica” que transformaba papel en dólares. Nou Chang, un verdulero de 52 años, le dijo a la Policía que un joven llamado Franklin T. Forlemu había ido varias veces a su tienda tratando de venderle una sustancia química capaz de “crear dinero”. Según explicó Chang, cuando Forlemu fue a su tienda, intercaló pedazos de papel entre billetes de 20 dólares, se colocó una máscara antigas y roció el fajo de billetes con una extraña poción. Una vez que finalizó, los papeles se habían transformado en billetes. Tras la demostración, Forlemu le pidió a Chang que fuera a buscar una mayor cantidad de efectivo, por lo que el comerciante volvió con más de 70 mil dólares en billetes de 100. Al igual que antes, el joven intercaló papeles blancos entre los billetes, los roció con la pócima y luego los envolvió en un trapo, que también empapó con el extraño líquido. Forlemu le reiteró a Chang que el “paquete” debía permanecer cerrado por tres horas para que la sustancia hiciera efecto. Sin embargo, cuando el comerciante decidió abrirlo, se encontró con que los billetes ya no estaban. Sólo había pedazos de papel. Tras realizar la denuncia, la Policía encontró a Forlemu y le incautó más de 76 mil dólares. Al analizar el líquido utilizado por el joven, llegaron a la conclusión de que sólo se trataba de agua.