Sucesos

Libres supuestos miembros de una banda de narcos

* Un tico y dos capitalinos que fueron capturados en Cárdenas por posesión ilegal de armas

CáRDENAS, RIVAS
La Fiscalía de Rivas desestimó la acusación en contra de tres sujetos, entre ellos un tico, que fueron capturados el jueves por la Policía Nacional en una comarca del municipio de Cárdenas, por portar dos armas de manera ilegal y por ser aparentes miembros de una banda de narcotraficantes, ya que en uno de los dos vehículos en que se transportaban se encontraron compartimentos especiales que les hacen a los vehículos para transportar droga, según indicó la Policía de Rivas.
Según la oficina de relaciones públicas de la Policía de Rivas, el jueves a las ocho de la mañana una patrulla policial se encontraba en la comarca “La Cangreja”, ubicada al sur del municipio de Cárdenas, cuando sus miembros vieron circular desde la zona fronteriza con Costa Rica dos vehículos, cuyos ocupantes se mostraron nerviosos cuando los divisaron, por lo que decidieron requisarlos.
El primer auto era una camioneta verde, placas 242-216, que era conducida por el tico Félix Ángel López Morales, de 35 años. En dicho vehículo los peritos antidroga encontraron en el techo de la tina un compartimiento, tres caletas especiales que suelen construir los narcos para trasegar droga, pero en este caso no se encontró droga por ningún lugar.
Detrás de la camioneta iba un carro Nissan, gris, sin placas, que era conducido por Adax Laureano Moncada Pineda, de 25 años, quien llevaba como acompañante a Roberto García Rodríguez, de 24 años, y al igual que Adax es del domicilio de Managua. En este vehículo, la Policía encontró tres pistolas, una calibre 22, que portaba de manera legal Hadas, y las otras eran una 9 milímetros y una Magnum de 3.57 milímetros, que carecían de permiso de portación, por lo que los tres sujetos fueron detenidos por tenencia ilegal de armas.
No obstante, ayer los tres detenidos mostraron facturas de compras de las últimas dos armas y en ella se aprecia que fueron adquiridas el 31 de octubre, por lo que la Ley 510 los beneficia, ya que la Ley de Armas señala que después de la comprar de un arma se da una plazo de 15 días para sacar el permiso de portación, por lo que los imputados tienen aún más de tres días para poder hacerlo y esto al final motivó a la Fiscalía desestimar la acusación y más bien los dejaron libre la tarde de ayer.