Sucesos

Balacera en velorio de agente policial

* Dos colegas fueron heridos por un policía “improsulto” de tanto licor que había bebido

Orlando Barrios

Dos miembros de la Dirección de Operaciones Especiales resultaron heridos de gravedad, durante la vela del teniente Ramón Antonio Ortiz, que se desarrollaba en el barrio “Hugo Chávez”, cuando uno de sus colegas, bajo los efectos del alcohol, sacó su arma de reglamento y la detonó en contra de varios uniformados.
El reporte del Hospital Alemán Nicaragüense indica que los lesionados fueron el suboficial Ricardo Casco García, de 28 años, quien resultó herido de arma de fuego en el brazo derecho, en el hemitórax derecho y en el miembro inferior izquierdo. En tanto, el policía Álvaro Vargas Rodríguez, de 24 años, ingresó con un proyectil en la articulación en la rodilla derecha.
En el incidente también el policía Darlin Casco resultó con un golpe en el rostro, propinado con la cacha del arma del oficial ebrio.
Posteriormente, los lesionados fueron remitidos al Hospital “Carlos Roberto Huembes”, donde permanecen fuera de peligro, dijo el comisionado mayor Alonso Sevilla, Director de Relaciones Públicas de la Policía Nacional.
Mientras que el inspector José Santos Rodríguez Palma permanece en una celda preventiva del Distrito Seis, donde espera las conclusiones de una exhaustiva investigación. “El caso fue tipificado como lesiones y seguirá su curso legal”, agregó el comisionado mayor Sevilla.
Si le hubiesen quitado el arma...
Según Gloria Castro, viuda del teniente Ortiz, el hecho se registró a las seis y media de la noche del jueves, cuando el oficial Santos García se presentó en estado de ebriedad al velorio, por lo que varias veces intentó alterar el orden.
“Se sentó afuera, pero en cosa de minutos se cayó al suelo. Una policía intentó levantarlo, pero él --José Santos -- reaccionó de forma violenta, le colocó el arma en el pecho. Entonces uno de sus compañeros le dio un puntapié y ambos cayeron. Todos insistimos en que le quitaran el arma, pero no hicieron caso”, recordó la ahora viuda.
El hombre, fuera de sí, tomó de nuevo el arma y comenzó a disparar contra la muchedumbre. Los proyectiles alcanzaron a dos de sus colegas, los que fueron trasladados en una ambulancia de la Cruz Roja Nicaragüense al centro asistencial antes mencionado.
“Si los otros policías le hubiesen quitado el arma, nada de esto hubiera pasado. Cómo es posible que permitan que ese hombre camine armado, si tiene antecedentes”, indicó la viuda.
Por su parte el vocero de la Policía Nacional manifestó que hubo una discusión de compañeros, debido a la ingesta de licor. No se controlaron y surgió el incidente. “Sería prematuro decir que tenía antecedentes, porque ni siquiera he visto el expediente”, finalizó el comisionado mayor Sevilla.
El teniente Ortiz fue sepultado a las dos de la tarde en el Cementerio Periférico.