Sucesos

Cadena de tragedias en tierras chinandeganas

* Dos suicidios, un electrocutado y una muerte súbita

Chinandega -Dos suicidios de adolescentes, un electrocutado y un anciano muerto por un infarto, se reportaron en las últimas horas en dos municipios de este departamento.
El cadáver del joven Walter Francisco Martínez, de 17 años, quien era inhalante de pega, fue encontrado en el dormitorio de su vivienda, ubicada en la Colonia Nueva España, de El Viejo, luego que éste disidió acabar con su existir por la vía del ahorcamiento.
Socorro Martínez Moraga, madre del muchacho, dijo a EL NUEVO DIARIO que ella siempre lo aconsejaba, porque llegó al extremo de que le vendía sus enseres para comprar pegamento. “Varias veces me dijo que se iba a matar, yo le contestaba que lo iba a castigar Dios, pero no hizo caso”, dijo la afligida madre.
Una nota de prensa de la Policía de Chinandega reveló que a las once y quince de la noche del domingo, en el Reparto Candelaria, de Chichigalpa, la joven Careli Poveda, de 16 años, se suicidó al colgarse con una faja de la solera del cuarto de su casa.
El cadáver de la adolescente fue encontrado por su cónyuge, Miguel Antonio Blandón Mendoza, de 19 años, quien había discutido acaloradamente con ella poco antes de que decidiera acabar con su vida.
Murió del corazón
Asimismo, tras disfrutar de una suculenta sopa con almejas, garrobo, gaiba y un coco de postre, el anciano José Sixto Sánchez Centeno, de 70 años, murió en un rancho ubicado en el sector de Las Cocinas, Isla Monte Redondo, Aserradores, jurisdicción de El Viejo.
El capitán Julio Martínez, segundo jefe de la Policía local, dijo que recibieron denuncia de José Antonio Sánchez Velásquez, quien aseguró que su padre, originario de El Realejo, tenía quince días de estar en casa de su amigo Pedro Daniel García Velásquez.
El setentón murió producto de la congestión, y el cadáver fue entregado por la Policía de El Viejo a sus familiares, que le dieron cristiana sepultura.
La vocería de la Policía de Chinandega informó que a las once y diez minutos de la mañana del sábado último, Jonathan Juárez Rocha, de 21 años, murió al recibir una descarga eléctrica de 13 mil voltios, en el sector del parqueo del Ingenio San Antonio, Chichigalpa.
El joven habitaba en el Reparto Las Palmeras, y había sido contratado por una empresa privada.