Sucesos

Asesinato atroz por discusión machista

* Víctima y hechor tomaban guaro hasta que originaron altercado por demostrar quien era el más “macho” del lugar * “Nadie más que yo”, dice uno de ellos, propina balazo y luego remata con rebanada de la nalga izquierda

LAS MINAS, RAAN.- La gente se está matando por puro gusto, muestra de ello es que una discusión estúpida, como la de hacer creer, que uno es más “macho que el otro, terminó cuando Emmanuel de Jesús Suárez Ramos, de 40 años fue baleado a quemarropa con un revólver calibre 22, que supuestamente disparó Martín Padilla González, de 38 años.
Ambos hombres discutían y a la vez se trasformaban en egocentristas, pretendiendo demostrar quien era el “más hombre” de la comarca de San José de Kukalaya (aguas viejas, en lengua mískita), localizada entre los límites de Rosita y Puerto Cabezas.
La Policía supo que la víctima y el victimario se conocían muy bien en la comarca, y prueba de ello es que tres horas antes de las dos de la tarde del martes, ingerían licor juntos, pero de la conversación amena que sostenía pasaron a una acalorada discusión, supuestamente porque uno de ellos era más “hombre” que el otro.
Rebatió con saña excesiva
Las investigaciones policiales señalan que en medio de la verborrea y ofensas protagonizadas por los dos hombres, uno de ellos, Martín Padilla, quien rebatía que él era más que el otro, sacó de su costado izquierdo un revólver calibre 22, con el que propinó un disparo que le perforó el lado izquierdo del cuello a Emmanuel de Jesús Suárez.
Luego, el victimario demostró cuánta saña había logrado guardar por tantos años, porque mientras el herido dejaba rastros de sangre en su intento por alejarse del lugar, para buscar auxilio en las casas vecinas, el pistolero lo siguió, con un filoso machete en mano y lo alcanzó a unas 50 varas, sólo para propinarle una “chinchoneada” de padre y señor mío.
En el instante en que la víctima se desvanecía en el suelo, de un solo tajo el agresor le partió la nalga izquierda , misma que aún no ha sido encontrada. El infortunado expiró dos minutos después y el presunto autor del delito tipificado como asesinato atroz, huyó del lugar.
Extraña abstención
Lo inverosímil del caso, según el capitán Jaime Chavarría Velásquez, jefe de la Policía en Rosita, es que los familiares del occiso desisten de interponer la debida denuncia de lo ocurrido, quizás por la lejanía del lugar (60 kilómetros al noreste de Rosita), o por temor a las “pasadas de cuentas” que pueda perpetrar el señalado asesino.
De acuerdo con el capitán Chavarría, la institución policial tuvo conocimiento del hecho sangriento, por medio de la Comisión de Paz y Derechos humanos en San José de Kukalaya.
En todo caso, la Policía de oficio investigará todos los pormenores del caso, y sus resultados y consideraciones, serán remitidas al ministerio público en Las Minas, para que esta instancia de acción penal lleve ante la administración de justicia al sospechoso, anotó el jefe policial de Rosita.