Sucesos

Tres años después hallan carro robado


ESTELI -La Policía de Estelí recuperó en el barrio “Alfredo Lazo”, de esta ciudad, un automóvil que hace tres años había sido robado en Managua, y que ya había pasado por dos dueños.
El teniente Abel Herrera Castillo, portavoz de la Policía en Estelí, informó que el automóvil fue robado en el Distrito Seis de Managua, en el 2002, pero al ser localizado ya tenía placas nuevas y figuraba como pertenencia de otra persona.
Al parecer, en Managua fue legalizado --tal como que no hubiese sido robado--y posteriormente lo trasladaron a Estelí. Aquí tuvo dos dueños y fue recuperado a través de un arduo trabajo que realizaron los oficiales especializados de la Dirección de la Policía Económica.
El automóvil será remitido a las instancias nacionales de la Policía Económica, para determinar quien es el responsable del robo, porque aparentemente los dueños que tuvo el automóvil, en Estelí, no estaban enterados de la situación del mismo.
Se conoció que el automotor fue ocupado a la ciudadana Carolina Rayo Laguna, quien reside en el barrio “Alfredo Lazo” de esta ciudad y quien tenía los documentos en regla, ya que era la segunda compradora. Ella había comprado el vehículo a José Marcelo Morazán Zeledón, pero el dueño original de éste es Donald Bravo, originario de Managua.
Bravo, tres años atrás, había interpuesto denuncia en el Distrito Seis de la Policía capitalina, por el delito de robo con fuerza. Se trata del vehículo Toyota Yaris, plateado, con placa original 169-566.
Fue José Miguel Hernández Poveda quien se lo vendió al señor Morazán Zeledón, por lo que la Policía esteliana junto a la de Managua se encuentra “atando cabos” para descubrir al autor del robo.
El teniente Abel Herrera formuló un llamado a todos los pobladores de este departamento para que cuando compren un vehículo al menos investiguen sus antecedentes y anteriores dueños, para evitar este tipo de problemas.

LEYENDA….AUTO

El automóvil que fue robado en Managua y que extrañamente pasó tres años en Estelí, donde tuvo dos dueños, hasta que lo recuperó la Policía. MAXIMO RUGAMA / END