Sucesos

Madre asesinada, padre suicida

* Joven denuncia ante la Policía que ninguno de sus progenitores volvió por la noche y que ella encontró los cadáveres * Todo apunta a que hubo un feminicidio y que el autor, el ex marido, se mató para no enfrentar la justicia

SAN CARLOS, RÍO SAN JUAN. -Con la cabeza totalmente destrozada a machetazos murió la campesina Petrona María Bustos Jarquín, a manos de su ex marido, Juan Ramón Duarte Espinoza, quien después de cometer el horrendo asesinato se suicidó colgándose de un árbol cercano a la escena del crimen.
El suceso ocurrió en la comunidad “Mauricio Gutiérrez”, en Boca de Sábalos, municipio de El Castillo, el pasado 30 de octubre, cuando la víctima se dirigía a visitar a su mamá que habitaba en Boca de Sábalos, según informó la suboficial Ivania Abarca Paniagua, de la oficina de Información y Análisis de la Policía Nacional en este departamento.
El informe policial indica que de acuerdo con las declaraciones brindadas a los investigadores policiales por Silvia Duarte Bustos, de 22 años, hija de víctima y victimario, doña Petrona salió a las siete de la mañana de ese día con el objetivo de visitar a su mamá y una hora después salió Juan Ramón diciendo que iba a cuidar un plantío de arroz que tenía sembrado en la montaña. Ninguno de los dos regresó en el resto del día.
Hallazgo en potrero
Al ver que no regresaban, la hija preocupada salió a buscarlos en compañía de una vecina, de nombre Ivania Sásiga, y mientras caminaban por un potrero, descubrieron el cadáver de Petrona, con la cabeza desbaratada, y a unos 200 metros de ese lugar vieron el cadáver de Duarte Espinoza colgado de un árbol.
Una patrulla policial se hizo presente al lugar y constató que la señora presentaba en total seis machetazos, cinco en la cabeza que le destrozaron el cráneo y expusieron la masa encefálica más uno en el brazo izquierdo.
El ahorcado tenía la vestimenta ensangrentada al parecer la sangre es de su ex mujer, también se encontró en la escena del crimen el machete con el que salió supuestamente a cuidar el plantío de arroz. Esto hace suponer a la Policía que se trata de un asesinato y suicidio.
Según la hija de los ahora difuntos, sus padres tenían más de un año de estar separados, pero vivían en la misma casa y constantemente tenían discusiones, incluso un día antes habían discutido. La Policía aún investiga cuál habría sido el móvil del asesinato.