Sucesos

Prolongadas penas para asesinos de cruzrojista


Lizbeth García

El ex policía antimotín Marvin José Chirino Aguilar, de 28 años, y el bodeguero Danilo Pérez Calero, de 28, fueron condenados a 28 años y cinco meses de presidio por la co-autoría de los delitos de asesinato y asesinato frustrado en perjuicio del socorrista Moisés Niño Hernández y su hijo, Osniel Niño, respectivamente.
Las condenas se desglosan de la siguiente manera: 19 años por asesinato y nueve años y cinco meses de presidio por el asesinato en grado de frustración. Las dos penas deberán de ser cumplidas por los acusados de manera sucesiva, de tal forma que estarán presos 28 años y cinco meses, y sólo saldrán en el año 2034, cuando ya estén rondando los 60 años aproximadamente.
El profesor de inglés Francisco Antonio Granizo, de 24 años, saldrá más joven de la cárcel, porque el juez Cuarto Penal de Juicio, Jaime Alfonso Solís, únicamente le impuso nueve años y cinco meses de presidio, porque él sólo fue declarado culpable por el delito de asesinato frustrado en perjuicio de Osniel Niño.
En los considerandos de la sentencia, el juez explicó que la conducta criminal de Chirino Aguilar y Pérez Calero se agravó porque cometieron un delito (el asesinato), para luego cometer otro (el asesinato frustrado de Osniel Niño).
Pero, además, el juez señaló que los acusados incurrieron en una segunda agravante al no tomar en cuenta que don Moisés Niño era un socorrista voluntario, es decir, era una autoridad pública por la función que desempeñaba.
Durante la audiencia de debate de pena, el acusador particular y la Fiscalía señalaron la existencia de media docena de agravantes más, por lo que solicitaron penas que en su conjunto superaban la pena máxima de 30 años de cárcel, pero como no las acreditaron con documentos legales, el juez no tuvo más remedio que desecharlas.
La única atenuante que el juez encontró a favor de los procesados fue su conducta anteriormente buena, porque en el expediente del caso no rolan antecedentes que indiquen que son reincidentes.
Como se recordará, Chirino Aguilar, Pérez Calero y Granizo Chirino fueron declarados culpables por los hechos ocurridos el 20 de agosto, en el barrio La Luz, cuando Osniel Niño fue atacado por los acusados. Supuestamente quien le propinó ocho puñaladas fue Danilo. Cuando Moisés salió de su casa para tratar de ayudar a su hijo, recibió trece puñaladas en distintas partes del cuerpo, que lo llevaron inevitablemente a la muerte.