Sucesos

Crimen sin nombre

* Campesino fue ultimado de 24 balazos, delante de sus seis pequeños y su esposa

JINOTEGA -24 disparos hicieron blanco en el cuerpo de un campesino, en el municipio de Bocay, departamento de Jinotega. Doce eran de fusil calibre 22 y el resto de fusil AK, y los mismos privaron de la vida a la víctima, según dio a conocer la oficina de relaciones públicas de la Policía departamental.
El atroz asesinato se registró en el lugar conocido como el cerro El Congo, ubicado en el municipio antes mencionado, hasta donde llegaron los criminales para terminar con el pequeño productor Denis Emilio Tinoco Gurdián, de 34 años.
Familiares del hoy occiso dijeron a las autoridades policiales que eran como las once de la noche, cuando dos elementos que hasta la fecha no han sido identificados, se presentaron a la vivienda de la víctima, quien en ese momento se encontraba descansando con su familia, sin imaginarse que dos criminales sedientos de sangre estaban en su casa para quitarle la vida.
Se conoció que los armados gritaron a Denis Emilio que abriera la puerta, porque querían hablar con él, de lo contrario abrirían a balazos, por lo que la víctima, para evitar una tragedia en su familia, debido a que le acompañaban su esposa y seis niños menores, obedeció la orden de los armados que se amparaban en la oscuridad.
Hasta vaciar los cargadores
No había abierto bien la puerta cuando los desconocidos lo recibieron a balazos hasta vaciar sus cargadores donde el campesino recibió veinticuatro disparos en diferentes partes del cuerpo que le quitaron la vida de forma instantánea, mientras los autores del crimen se daban a la fuga.
La Policía informó que los desconocidos no robaron nada en la vivienda ni atacaron a la esposa ni a los hijos de la víctima, quienes resultaron ilesos pese a la cantidad de disparos que los asesinos del infortunado realizaron desde la puerta de la casa.
Hasta el momento se desconoce la identidad de los dos criminales que terminaron con la vida del campesino, pero se conoció que el Tinoco tenía enemistad con un vecino de la zona, por lo que éste se convierte en el principal sospechoso del crimen.
Las investigaciones continúan para poner tras las rejas a los autores de este hecho sangriento, que mantiene alarmados a los habitantes de la comunidad El Congo.