Sucesos

¡Ejecutado!

* El infortunado fue encontrado desnudo y con signos de violencia * El cadáver fue remitido a Medicina Legal para determinar si hubo violación

“Hijito lindo, mi muchachito, yo te aconsejaba que no tomaras… Ay no, Dios mío, ¿por qué?”, repetía indignada doña Lila Marín, tras identificar el cadáver de un hombre que fue encontrado desnudo y con una herida en la sien izquierda, que al parecer fue ejecutado, en la hacienda El Crucero, la mañana de ayer.
José Enrique Sánchez Marín, de 35 años, fue encontrado en el patio de la hacienda El Crucero, desnudo, boca abajo, y eran evidentes los signos de violencia en el rostro, pues las autoridades policiales no precisan si la lesión que presenta fue provocada por arma blanca o de fuego.
Los vecinos del sector murmuraban que por la forma en que fue hallado hasta pudo haber sido víctima de violación. “No creo que haya sido por robarle la ropa”, dijeron algunos pobladores.
El domingo por la mañana, doña Lila Marín salió en busca de su hijo, porque no llegó a dormir, y al pasar por la hacienda antes mencionada no le llamó la atención el grupo de curiosos que trataba de averiguar quién era el fallecido.
“Fue hasta que la Ángela me dijo que estaba un hombre muerto. Que fuera a ver si era mi muchacho. Al llegar era mi hijo. Tenía el rostro ensangrentado… Estaba muerto. ¡No sé qué me le hicieron, él no tenía enemigos no entiendo quien pudo tener ese corazón!”, expresó entre sollozos doña Lila.
Angélica García, vecina del fallecido, dijo que lo vio por última vez cuando el infortunado fue a la venta a comprar un cigarro la noche del sábado. Además, recordó que a las doce y media de la madrugada de ayer escuchó un disparo en ese sector, pues estaban pendientes del huracán Beta que azotaría la Costa Caribe de nuestro país.
“Enrique era un muchacho honesto, era picadito, pero no le hacía daño a nadie, era bien respetuoso, y aquí en el pueblo no se ven estas cosas. En Managua, porque venden droga, pero en El Crucero hasta ahora que pasó esta tragedia”, recalcó García.
Carlos Manuel Rojas Espinoza es el vigilante de la hacienda El Crucero que salió de turno e informó del muerto a la administración, para que a su vez dieran aviso a la Policía, a los Bomberos o a la Cruz Roja Nicaragüense.
“Al momento de entregar el turno a mi compañero Juan, un niño me llamó y fui con él a ver el cuerpo que estaba tendido en el suelo. Lo encontré como estaba y luego lo tapamos con una sábana”, expresó el vigilante, quien es investigado por las autoridades del Distrito Tres.
El cuerpo fue encontrado a 15 metros del camino que conduce a la hacienda, ubicada del parque La Guatusa, 150 metros al norte, carretera a Las Nubes.
Investigadores del Distrito Tres manifestaron que todo parece indicar que hubo mano criminal, pero será el médico forense quien determinará la causa del deceso así como el arma utilizada en el hecho.