Sucesos

Pena máxima para incestuoso violador


Lizbeth García

Orlando José García, de 36 años, fue declarado culpable de los delitos de incesto y violación en perjuicio de su propia hija, una niña de 13 años a la que embarazó.
El juez Séptimo Penal de Juicio, Octavio Rothschuh, condenó a la pena máxima de 20 años de prisión al acusado.
La Fiscalía señaló que la conducta criminal del acusado se agravó porque él estaba unido por lazos de sangre con la víctima, a quien debía cuidar porque era su hija. Sin embargo, abusó de la relación de dependencia y autoridad que tenía sobre la menor.
Cabe mencionar que el acusado se negaba a reconocer la paternidad del bebé de un mes que parió la niña abusada, pero el Ministerio Público logró probar durante el juicio, el cual se desarrolló en el Juzgado Séptimo Penal, que la criatura que la víctima llevó en su vientre, efectivamente es del acusado.
La Fiscal Odeth Leytón explicó que para realizar la prueba de ADN que se presentó en el juicio, uno de los biólogos del Instituto de Medicina Legal viajó a El Salvador, donde se realizó el examen en el que se comparó la información genética de la sangre de Orlando José y la de la criatura.
Leytón apuntó que tuvieron que recurrir a un laboratorio extranjero porque será hasta dentro de dos meses que en el Instituto de Medicina Legal podrá realizar ese tipo de examen en Nicaragua.
El crimen ocurrió el 20 de octubre del año pasado, en una vivienda de Villa El Carmen, cuando García se quedó a solas con la niña de 13 años aprovechando que él mismo había ido a dejar a su otra hija de doce, a la casa de la abuela materna.
Agrega la acusación que García llevó a la niña al cuarto, se acostó en la cama y le dijo a su hija: “Vení, sentate”. Luego le tocó las piernas y después abusó de ella.
“Esto es normal entre padre e hija”, presuntamente le dijo el hombre a la niña, a quien continuó abusando bajo amenazas por ocho meses, hasta que la embarazó en diciembre de 2004.
Durante las audiencias que antecedieron el juicio oral, la madre de la menor declaró que ella se separó de García hacía tres años atrás, y que se enteró de lo que estaba ocurriendo hasta el 9 de junio de este año, cuando le vio la barriga crecida a la menor, quien no tuvo más remedio que confesar su calvario.