Sucesos

Breves judiciales


Lizbeth García

Prisión para “El Tractor”
El Ministerio Público acusó este miércoles en el Juzgado Sexto Penal de Audiencias, a Róger Montoya Orozco, alias “El Pelón” y “El Tractor”, por el homicidio de Vicente Anastasio Avilés Peña, de 36 años, quien recibió una estocada de cuchillo quesero en el tórax. El fiscal auxiliar Guillermo Argeñal explicó que en el expediente del caso no rola ninguna valoración médica que indique si el acusado padece o no de alguna enfermedad mental provocada por la inhalación de pega o consumo de drogas, actividades a las que se dedicaba antes de ser detenido por el crimen. La Fiscalía solicitó que se le imponga al acusado la medida cautelar de prisión preventiva, porque el crimen es grave y merece pena privativa de libertad, pero además porque existen suficientes elementos de convicción para presumir que “El Tractor” es con probabilidad el autor del mismo, pero será hasta hoy que la juez decidirá en audiencia preliminar. La Fiscalía ofreció como pruebas del crimen ocho testificales, el cuchillo para cortar queso manchado de sangre y el dictamen médico legal que elaboró la doctora Sara Mora Grillo, determinando que la víctima murió por taponamiento y laceración cardíaca. El crimen ocurrió el 24 de octubre, en pleno Mercado Oriental, cuando la víctima se encontraba vendiendo juguetes y “El Tractor” supuestamente se le llevó uno, por lo que Avilés Peña tuvo que quitárselo a reglazos. “El Tractor” puso quejas a la patrona de la víctima, pero como ésta le dijo que no se metiera con Vicente, el acusado se apoderó del cuchillo en el tramo de Eduardo Reyes, y tras discutir con Avilés Peña, se lo clavó y hasta quiso rematarlo en el suelo.
Nueve años de presidio
para marido despreciado
La juez Octavo Penal de Juicio, Rafaela Urroz, condenó a nueve años de presidio a Gilmor José Alvarado, de 41 años, por haber intentado matar a su mujer, María Auxiliadora Marenco, de 28 años, porque ella se negó a regresar a vivir con él. El crimen ocurrió el 22 de abril, a las seis de la mañana, cuando la víctima se dirigía rumbo a su trabajo en la Zona Franca Los Brasiles en compañía de su tía, Carmen Mercado, y el acusado le salió al paso para preguntarle si no iba a regresar con él, a lo que la dama respondió negativamente y huyó por miedo a que cumpliera las amenazas de muerte que ya le había hecho, pero en su huída cayó, y fue ahí donde su ex le clavó tres veces un cuchillo en el tórax.
Acusan hurto de 320 mil córdobas
La fiscal Marta Landeros y el acusador particular César Omar Danly Arévalo, acusaron el hurto de 320 mil córdobas en mercadería variada (camisas, shorts y pantalones, entre otros) y 85 maniquíes que estaban en la tienda que la familia Pérez Latino tiene en el Mercado Oriental. Vale decir que los acusados, dos mujeres y un varón, son de la misma familia, por lo que su defensa interpuso una excepción, pero la juez Tercero Penal de Audiencias, Henryette Casco Batres, no le dio lugar, admitió la acusación, programó la audiencia inicial del juicio para noviembre y les decretó a los acusados medidas alternas a la prisión preventiva, como son la retención migratoria, presentación periódica dos veces por semana y el pago de una caución económica de dos mil córdobas cada uno.
Ticos a juicio oral
Jorge Eduardo Ramírez Conejo y Douglas Efrén Rojas Villalobos fueron remitidos a juicio oral por el hurto de 570 mil córdobas que pertenecían a la Cooperativa “Parrales Vallejos”. El dinero era parte del subsidio que el Gobierno entregó a los buseros para compensar las pérdidas que dicen tener en el costo del pasaje que paga cada usuario. La acusación que la Fiscalía presentó en el Juzgado Octavo Penal de Audiencias explica que este hurto tuvo lugar el 13 de octubre a las diez y media de la mañana, en las inmediaciones de los semáforos de la Tenderí, cuando los costarricenses supuestamente le dieron seguimiento al vehículo en el que iban los transportistas, después de que éstos habían cambiado dos cheques en el Banco de la Producción de Ciudad Jardín. Luego, supuestamente, le poncharon la llanta al vehículo, y cuando el conductor descendió para cambiarla, los supuestos hechores enviaron a una menor de edad a distraer a las víctimas, preguntándoles una dirección.