Sucesos

Sospechosos, con antecedentes y en posesión de armas


ESTELÍ
En dos operativos, fuerzas especiales de la Policía de Estelí capturaron a dos “pájaros de alto vuelo”, quienes tenían armas de guerra, cámaras fotográficas, una serie de teléfonos celulares y otros objetos de valor, todos de dudosa procedencia.
Ambos capturados tienen antecedentes delictivos de varias tipologías, entre éstos robos con intimidación.
En un allanamiento registrado en el barrio Santo Domingo, la Policía capturó a José Omar Barahona Pineda, de 51 años, a quien le ocuparon un fusil AK, con empuñadura de madera, un cargador con 29 proyectiles, más cuatro cartuchos que portaba en una chaqueta azul.
También en el barrio “Oscar Turcios Chavarría”, los uniformados capturaron a Santos Andrés Mairena Úbeda, de 33 años, a quien le ocuparon un armazón metálico de fusil AK y tres cargadores, dos con 29 proyectiles y uno con treinta cartuchos.
De igual forma, la Policía incautó en el allanamiento a la casa de Santos Andrés, una empuñadura de guardamano superior e inferior de fusil AK, un conjunto disparador, una empuñadura de plástico, un resorte recuperador de gases, un cerrojo, una tapa de mecanismo y una pistola de plástico negro.
Asimismo, encontraron tres celulares, dos mochilas y un enorme cuchillo, todos esos objetos los tenía en un saco de nylon.
Inicialmente la Policía pasó a la orden de las autoridades del Ministerio Público a los dos individuos por el delito de tenencia ilegal de armas, que sólo las entidades autorizadas, en este caso la Policía y el Ejército, pueden tener.
La Policía realizó los allanamientos con previa orden judicial. Según el artículo 124 de la Ley 510, quienes sean sorprendidos con armas de guerra serán sancionados con penas de ocho a 10 años de privación de libertad más el decomiso de los bienes y accesorios incautados.
A esto se le agrega una pena accesoria equivalente a diez salarios mínimos promedio.
José Omar Barahona Pineda tiene antecedentes de asalto, hurto y lesiones.
Mientras que Santos Andrés Mairena Úbeda estaba circulado por la Policía por el delito de plagio y asalto en perjuicio de un reconocido productor jinotegano.
De igual forma, la Policía lo investigaba por un delito de abigeato que cometió el propio 24 de diciembre de 2004.