Sucesos

Niño y motociclista perecen en accidentes


Dos lamentables accidentes ocurridos ayer dejaron como resultado a un escolar y a un adulto motociclista, fallecidos, y a otro menor lesionado.
El accidente que provocó la muerte del niño ocurrió en la localidad de Cofradía, perteneciente al municipio de Nindirí, en la carretera Tipitapa-Masaya. Wiston Francisco Mena Sánchez, de ocho años, pereció bajo las llantas de un autobús, cuando se dirigía hacia su colegio sobre la carga de leña que trasladaban desde El Portillo, donde habitaba en compañía de su abuelo. La leña, como todos los miércoles por la mañana, sería vendida en localidades vecinas.
Lenín Adolfo Mena Sánchez, padre del menor, relató que cuando logró llegar hasta donde ocurrió el accidente vio que el cuerpecito de su niño ya había sido sacado de debajo del bus, y lo tenía en brazos su abuelo, José Martínez.
Según el subcomisionado Simeón de Jesús Ñurinda, la carreta se dio vuelta cuando iban pasando a la par del bus, pues la vía está en mal estado debido a las lluvias.
El conductor del bus internacional, amarillo, placas 259-746, Javier Martínez, se encontraba con los nervios destrozados, pues conocía a la familia de la víctima e incluso el papá del niño fue compañero de trabajo suyo. Agregó: “Imagínese… qué voy a querer llevar dolor a una familia”.
El pequeño Moisés Abraham Mena Sánchez, de tres años, hermano de Wiston, fue trasladado de emergencia por miembros de la Cruz Roja Nicaragüense al Hospital Alemán Nicaragüense, debido a que en el vuelco de la carreta resultó lesionado.
Desatendió señal de semáforo
Asimismo, desatender la señal lumínica del semáforo, que se sitúa en la primera entrada al Residencial “Las Colinas”, fue la causa del pavoroso accidente que cobró la vida de Luis Manuel Vanegas Castro, de 25 años, un agente de venta de Galería Simán Santo Domingo.
La inspectora Danelia Ruiz, vocera de la Estación V, informó que el encontronazo se registró a eso de las dos y media de la madrugada de ayer miércoles, cuando el infortunado se movilizaba en su moto, placas 12-934, de este a oeste, en el carril derecho, y al llegar a las inmediaciones del kilómetro ocho de la carretera a Masaya ignoró la luz roja del semáforo e hizo un giro hacia el sur.
En ese momento se desplazaba un camión blanco de sur a norte, en el carril derecho, contra el que impactó el joven, y la moto supuestamente fue arrastrada a unos diez metros, hasta quedar como chatarra.
La inspectora Ruiz expresó que el conductor del camión se dio a la fuga, pero los agentes de Tránsito tratan de dar con el paradero del homicida con base en algunas pistas halladas en la escena.
En tanto, doña Irma Castro narró que su vástago había llegado a la vivienda a las seis de la tarde, con unos compañeros de trabajo, con quienes había degustado algunos tragos de ron. A eso de las once de la noche, Luis Manuel se retiró supuestamente para ir a una gasolinera, donde continuó ingiriendo licor.
“Existen dos versiones. Una es que él --Luis Manuel-- venía en su moto y el camión lo embistió. La otra es que estaba parqueado y el camión lo arrastró. La Policía se encarga de averiguar quién fue el hombre que le arrebató la vida a mi hijo. Él me ayudaba económicamente y ahorraba para casarse”, manifestó la acongojada madre.
Refirió que uno de los amigos de su hijo siguió en moto al camión, pero no logró ver el número de placas, aunque supuestamente hay otra persona que bien pudo haberlo anotado, por lo que doña Irma le ruega acuda a la Policía.