Sucesos

Bebé electrocutado


CHINANDEGA
Producto de una descarga eléctrica, y de manera instantánea murió a las once y media de la mañana del lunes último el niño Leonardo Antonio Moreno Martínez, de tres años, cuando inocentemente jugaba en la bodega de su vivienda, ubicada del plantel Amolonca media cuadra arriba, en el barrio El Rosario, de esta ciudad.
El menor, recién bañado, entró a su cuarto, donde pisó una varilla de hierro, la cual se energizó al hacer contacto con una rústica instalación eléctrica que está en las afueras de la vivienda.
“Fui a comprar un jarabe para mi otro niño que está con calentura, pregunté por Leonardito, y me asusté cuando lo miré caído en la bodega. Pensé que se había golpeado, pero estaba muerto, con mucha saliva en la boca”, dijo entre llantos la adolorida madre, María Isabel Martínez Acosta.
Por su parte, el vecino José Castillo relató a EL NUEVO DIARIO que escuchó los gritos del pequeñín, se asomó por la tapia, y vio cuando lo llevaban rápido, cargado, pero lamentablemente no pudo hacer nada porque el pequeño Leonardo no tenía signos vitales.
Supone que el menor jugaba con un balón, el cual se le rodó, puso el pie en la varilla de hierro y se electrocutó. El infante tenía una quemadura en la pierna izquierda.
Como parte de las investigaciones de esta muerte accidental, el equipo técnico de la Dirección de Auxilio Judicial, (DAJ)-Chinandega, se presentó al lugar, y una cuadrilla de Unión Fenosa inspeccionó el sitio.