Sucesos

Vecina denuncia a Mayor del Ejército

* Por supuesto robo de energía, pero militar niega cargos

El mayor Norman Martín Sánchez García, de la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua, fue denunciado por el delito de hurto en las oficinas del Distrito Cinco, por su vecina, quien ha pagado recibos a Unión Fenosa con un promedio de dos mil córdobas, pese a que su historial de pago no excedía los 600 córdobas.
Eveling Lorena Guerrero Tórrez denunció el caso de robo de energía en el Distrito Cinco, el 14 de septiembre del año en curso. Fue atendida por Magda Pacheco, a la que le expuso que el 13 de septiembre a las 4:15 pm se encontraba en su vivienda, cuando llegó una cuadrilla de fraude de Unión Fenosa a pedirle permiso para inspeccionar el tendido eléctrico.
El personal de la empresa distribuidora de energía encontró conectado ilegalmente al mayor del Ejército y a Rosa Sampson, a la línea que alimenta de energía la casa de Guerrero Tórrez.
La afectada aseguró que el robo de energía a las líneas de su vivienda data de marzo de 2002 al 13 de septiembre de 2005, por lo que estimó las pérdidas en unos 14 mil córdobas.
Guerrero denunció, además, que un policía llegó a su vivienda diciendo que había recibido una llamada donde afirmaban que había gente sospechosa que tomaba fotografías de la vivienda del mayor del Ejército, lo cual no es cierto.
“Lo que pasó fue que nosotros filmamos a unos empleados del militar que querían pegarse de nuevo a la línea de mi medidor”, señaló la denunciante.
Eveling explicó que la denuncia que interpuso en la Estación Cinco era la número 05-2984, pero constatamos que no existe en el Distrito Cinco, porque parece que no le dieron número de expediente.
Cartas “a granel”
Cabe señalar que el 28 febrero de 2001, la perjudicada envió una misiva al mayor general Roberto Calderón Meza, Inspector General del Ejército de Nicaragua, denunciando el comportamiento del mayor Norman Sánchez, quien en reiteradas ocasiones ha utilizado palabras soeces.
El nueve de julio de 2002 envió otra carta, pero esta vez al general del Ejército Javier Carrión McDonough, Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua en esa época.
El 9 de septiembre del año en curso de nuevo envió otra misiva al mayor general Ramón Calderón Vindell, denunciando los abusos del mayor Sánchez y el daño que esto ocasiona al Ejército.
La denuncia ascendió a la División de Asuntos Internos de la Policía Nacional, donde Guerrero expuso al comisionado mayor Juan Báez Galeano, que el 14 de septiembre cuando se presentó a interponer una denuncia junto a su marido, Douglas Meléndez, éste fue detenido de manera ilegal.
“Problema inició con empleadas”
El mayor Sánchez García dijo que el problema inició con la empleada de Eveling, quien botaba basura y las aguas servidas en la acera y cuneta, “por lo que mi empleada siempre le reclamaba”.
“Estos problemas se agudizaron cuando ocupé los mecanismos y las instancias que por Ley me asisten, pedí una inspección al Departamento de Urbanismo de la Alcaldía de Managua, ya que la pared del lado oeste de mi casa, la cual me pertenece, es ocupada por la señora Guerrero, quien al hacer sus remodelaciones debilitó las bases y el techo del garaje porque se montó sobre la pared”, refirió el mayor.
Según él, las quejas fueron a la Inspectoría General, a la que le dijo que iba a demandar por injurias y calumnias a su vecina, pero fue persuadido por sus jefes, los que le recomendaron que hablara con ella en el marco de la política del buen vecino.
“Llegué con mi esposa y mi cuñada. Ella planteó que no tenía nada en su contra, sino que el problema era con mi esposa, quien la había ofendido. Mi esposa le pidió disculpas y la situación se normalizó”, expresó.
El denunciado manifestó que desde hace cinco años tiene problemas con Unión Fenosa, supuestamente debido a una sobrefacturación de cantidades que no ha podido pagar.