Sucesos

La vida por la luz

* Improvisado electricista murió al rozar su cabeza con un cable, mientras hacía reconexión

Una vez más la falta de precaución provoca dolor y ausencia a una familia, esta vez en el barrio anexo de Laureles Norte, cuando por negligencia, José Ángel Murillo López, de 36 años, a pesar de que era un experimentado electricista, rozó con la cabeza el cable de 110 voltios y sufrió una muerte casi inmediata.
Según la Dirección General de Bomberos, aparentemente los familiares en su desesperación trataron de reanimarlo y darle los primeros auxilios, sin embargo cuando buscaron la ayuda de los bomberos fue demasiado tarde, pues José Murillo había fallecido.
El llanto de la hermana era desgarrador, Gerald Murillo, y de Cicibel de Murillo, su esposa, quienes se lamentaban por lo ocurrido y decían que hubiese sido mejor continuar sin el servicio de energía eléctrica.
“No entiendo por qué lo dejaron que se subiera, mejor nos hubiéramos quedado sin luz, ahora se fue y nos dejó solas, y a sus dos pequeños hijos de cuatro y dos años”, gritaba Gerald.
Óscar René Martínez, vecino, manifestó que José Ángel tenía más de diez años de experiencia, y como el cable que abastecía de energía su casita se quemó, entonces decidió instalarlo él mismo, ya que Unión Fenosa tarda mucho tiempo en reparar los daños.
“Hacemos un llamado a Unión Fenosa para que venga a inspeccionar los cables… tenemos miedo que suceda otra desgracia”, expresó Martínez.